brigada médica cubana
Fotografía: EFE/ Yamil Lage POOL
La Habana, Cuba. 

Una brigada de 15 médicos cubanos partió este viernes hacia Martinica para cubrir la falta de especialistas en algunas áreas, en la primera misión de este tipo que Cuba organiza en un territorio francés, informaron autoridades locales.

El envío de esta brigada responde a un decreto aprobado en marzo pasado, que autoriza la intervención de médicos cubanos en algunos de los territorios franceses de ultramar (Guayana Francesa, Martinica, Guadalupe, San Martín, San Bartolomé, San Pedro y Miquelón), con el objetivo de reforzar los sistemas sanitarios locales.

La misión a Martinica, que durará dos meses, servirá para cubrir la falta de especialistas en áreas como la neumología, la infectología, la radiología y la medicina intensiva, según las autoridades martiniqueñas.

Los médicos cubanos también podrán ayudar a combatir la epidemia del nuevo coronavirus. 

Autorizada desde 2005 a contratar personal médico fuera de la Unión Europea, la Guayana Francesa inició el año pasado conversaciones con el gobierno cubano para la contratación de personal médico, pero esas negociaciones aún no han concluido.

Cerca de 30 mil médicos cubanos están desplegados en unos 60 países, donde ayudan a completar la red de salud.

Este programa, iniciado en la década de 1960 por el líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro, se ha revitalizado durante la pandemia del coronavirus, con el envío de unos 3 mil profesionales de la salud a misiones temporales en 28 países, entre ellos México, Italia, Andorra, Sudáfrica y Catar.

Las autoridades cubanas también anunciaron el pronto envío de brigadas médicas a Guinea-Bisáu y el territorio británico de ultramar de Anguila.

Sin embargo, el programa de “colaboración médica” es fuertemente criticado por Estados Unidos y su aliado Brasil, que denuncian las condiciones de trabajo de los profesionales cubanos, una parte importante de cuyo salario va a parar a las arcas del Estado.

El jueves, las autoridades de Andorra anunciaron que dos miembros de la misión médica cubana desertaron para pedir asilo político en Europa.

Cuba, que comenzó a cobrar a los países más ricos por este servicio en la década del 2000, reportó ingresos por más de 6 mil 300 millones de dólares en 2018, lo que convierte la venta de servicios profesionales en uno de los principales motores de su economía.

Pero el año pasado la isla sufrió la reconfiguración política de América Latina, que se ha inclinado en gran medida hacia la derecha. Como resultado, La Habana debió renunciar a los contratos para enviar médicos a Brasil, Bolivia, Ecuador y El Salvador, un golpe político y financiero.