Fotografía: AFP
Jerusalén, Israel.

Un colono israelí fue condenado este lunes por un tribunal de su país por el asesinato de un bebé palestino y sus padres, en un incendio intencionado de su casa en Cisjordania en 2015.

El tribunal de Lod (centro) también halló a Amiram Ben-Uliel culpable de intento de homicidio, incendio criminal y conspiración para cometer un crimen racista.

Ali Dawabcheh, un bebé de 18 meses, murió en el incendio y sus padres perecieron unas semanas más tarde por las quemaduras luego de que se lanzasen artefactos incendiarios contra su casa en Duma, entre Naplusa y Ramalá, en Cisjordania, territorio palestino ocupado por Israel desde 1967.

Solo el hermano de Ali, Ahmed, por entonces de cuatro años, sobrevivió a la tragedia.

La pena a la que fue condenado Amiram Ben-Uliel no se dio a conocer aún.

La organización israelí Honenu, que brinda asistencia legal a la defensa del condenado, indicó que apelaría la decisión ante la Corte Suprema del país.

El condenado no quiso declarar en el juicio y fue condenad a partir de su confesión de lo hechos durante un interrogatorio en el momento de su detención.