Un trastorno de la personalidad es un patrón duradero de experiencia interna y comportamiento que se desvía notablemente de las expectativas de la cultura del individuo, es generalizado e inflexible, tiene un inicio en la adolescencia o en la edad adulta temprana, es estable en el tiempo y genera angustia o deterioro. (DSM-V, 2013).

Características:

  • Suelen hacerse reconocibles durante la adolescencia o al principio de la edad adulta. 
  • Por definición, un trastorno de la personalidad es un patrón persistente de formas de pensar, sentir y comportarse que es relativamente estable a lo largo del tiempo. Algunos tipos (especialmente el trastorno antisocial y el de límite) tienden a atenuarse o a remitir con la edad, lo que no parece ser el caso en algunos otros (por ejemplo, el trastorno obsesivo-compulsivo y el esquizotípico).

 

 

  • DIFERENCIA ENTRE TRASTORNO DE PERSONALIDAD Y RASGOS DE LA PERSONALIDAD.

 

El trastorno, como en cualquier otro desorden mental, se establece cuando empieza a deteriorar el desempeño cotidiano de la persona, dificultando sus actividades laborales, sociales, económicas, y en algunos casos, de salud orgánica. 

Los rasgos es cuando una persona puede presentar características de cierto tipo de personalidad, pero no le genera este conflicto o deterioro social. Lo habitual, es que una persona fluctúe entre varios tipos de personalidad, pero se vuelve patológico cuando es sólo una la que predomina.