Fotografía: Ignacio Pérez Vega
Guadalajara, Jalisco.

Habitantes de El Salto interpusieron un amparo en contra del fraccionamiento “El Mirador”, promovido por Casas Bali, el cual se encuentra localizado a un kilómetro de la terminal de almacenamiento de Pemex y a escasos metros del oleoducto que va al centro de distribución en El Castillo.

El proyecto consiste en la construcción de 5 mil 965 viviendas, lo que podría traducirse en, por lo menos, 25 mil nuevos habitantes. Por diversas irregularidades, entre ellas el derribo de 500 árboles y no tener una licencia vigente, en 2010, el desarrollo fue clausurado.

Sin embargo, en febrero de 2019, funcionarios de las direcciones de Obras Públicas e Inspección y Reglamentos del Ayuntamiento de El Salto aseguraron que el proyecto contaba con sus licencias en regla, las cuales habían sido actualizadas.

A la empresa se le ha permitido vender viviendas sin contar con lo esencial para obtener un dictamen favorable de habitabilidad, lo que pone en riesgo a los nuevos habitantes.

Por ello, la agrupación Un Salto de Vida AC, al argumentar que se encuentran en una “condición de grave vulnerabilidad ambiental”, se recurrió al juicio de amparo en febrero pasado. Sin embargo, el caso quedó en pausa, a raíz de la pandemia.

La agrupación ciudadana informó que recién se aceptaron los juicios de amparo 411/2020 y 412/2020 en el Juzgado Quinto de Distrito en Materia Administrativa, Civil y del Trabajo.

En los juicios de amparo, Un Salto de Vida AC reclama que, en caso de concretarse la obra y con la llegada de esa cantidad de pobladores se profundizaría la crisis hídrica; la carencia de servicios como son el transporte, salud, seguridad y educación; la pérdida de áreas de cultivo y forestales; y las descargas sin tratamiento que terminan en el río Santiago, pues no se presenta proyecto alguno para el tratamiento de aguas residuales.

Ignacio Pérez Vega