Ocotlán, Jalisco

Una de las revoluciones más importante en el mundo del trabajo es la que se da mediante la tecnología: así como se pierden millones de puestos porque la mano de obra es remplazada por robots y procesos tecnológicos, también se generan millones de empleos que demandan nuevos conocimientos, competencias y habilidades. Si pensamos en los trabajos del futuro, nos encontramos con que muchos de ellos están relacionados a la ciencia, la tecnología, las matemáticas y el mundo digital. Veamos algunos ejemplos interesantes para tener referencias de hacia dónde van las ocupaciones.

De acuerdo con estudios de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), en 2050 algunos de los empleos destacados serán: Analista de Big Data, urbanista de ciudades inteligentes, arquitecto de casas inteligentes, especialistas en nuevas energías, ingenieros en robótica, analistas de tercera dimensión, pilotos de drones, economistas digitales, cirujanos robóticos y telecirujanos, expertos en realidad aumentada en el comercio, entre otros. El elemento común de estos empleos del futuro es el conocimiento de la tecnología aplicada: no se trata de que sean profesiones nuevas pero sí de competencias innovadoras que transforman las actividades profesionales.

Imaginen el caso de los médicos que ahora deben actualizarse en todo momento sobre tecnología, robótica e innovaciones del mundo digital, o los arquitectos que deben reinventar los espacios a la luz de las nuevas demandas tecnológicas. En la pandemia pudimos ver muchos adelantos del futuro cuando las actividades del comercio, la educación y el trabajo en general tuvieron que digitalizarse en forma acelerada. No es una tendencia nueva aunque la amenaza sanitaria hizo que la economía digital se vuelva una urgencia.

Y en este contexto, el Centro para el Futuro del Trabajo Cognizant destaca que algunos empleos del futuro se convirtieron ya en empleos actuales, entre los que vale la pena mencionar a: facilitadores de trabajo remoto, consultores de compromiso fitness, diseñadores de hogares inteligentes, consultor de inmersión en entornos virtuales, arquitectos del entorno laboral, auditores de algoritmos, detectives de datos, pronosticadores de desastres cibernéticos, arquitectos de mareas y gerentes de equipos hombre-máquina. El mundo del empleo se abre paso a la luz de lo que se conoce como STEM: ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.

Uno de los grandes retos que tenemos es el de prepararnos para un mercado laboral cambiante, con empleos que se pierden y puestos que aparecen con nuevas demandas de conocimientos y habilidades. El gran problema es que muchos de los nuevos empleos son todavía inestables porque están en proceso de experimentación y consolidación. No se trata de demonizar los trabajos tradicionales ni mucho de endiosar a los nuevos, sino de tener una postura crítica, anclada en el conocimiento, y con la vista puesta hacia el futuro. Porque nos guste o no, todos vamos hacia allá.

Por Héctor Farina

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here