Fotografía: EFE/EPA/FRANCK ROBICHON / POOL.
Bangkok, Tailandia.

La depuesta líder birmana y nobel de la paz, Aung San Suu Kyi, fue condenada a cuatro años de prisión en la primera sentencia por los diversos juicios a los que se enfrenta bajo la junta militar que tomó el poder en el golpe de Estado del pasado 1 de febrero en Birmania (Myanmar).

Fuentes cercanas al proceso, que no pueden identificarse por miedo a represalias por parte de la junta, precisaron que Suu Kyi, de 76 años, fue sentenciada a dos años de cárcel por el delito de incitación contra los militares y a otros dos años por vulnerar la normas de la COVID-19.

Horas más tarde, la televisión estatal MRTV anunció que la nobel de la paz pasará dos años bajo arresto en su actual centro de detención, una sentencia reducida después de que el líder de la junta militar, Min Aung Hlaing, le otorgara un indulto parcial.

Suu Kyi, que fue detenida cuando el Ejército tomó el poder, ha permanecido aislada en una localización secreta en los últimos meses, pero en ningún momento se ha dado a entender que estuviera en una prisión.

El delito de incitación, según el artículo 505(b) del Código Penal, se refiere a varios comunicados enviados por el partido de Suu Kyi, la Liga Nacional por la Democracia (LND), para oponerse al reconocimiento de la junta militar poco después del golpe.

La violación de las normas por la pandemia se debe a varios actos electorales celebrados por Suu Kyi antes de los comicios de noviembre de 2020.

La exmandataria fue sentenciada tras un proceso a puerta cerrada en Naipyidó , en el que también se impuso la misma condena por cargos idénticos al presidente depuesto, Win Myint, y una pena de dos años de cárcel para el exgobernador de la capital, Myo Aung, por vulneración del artículo 505(b).

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here