Atentado suicida Kabul
Fotografía: AFP

 

Al menos tres personas murieron y 15 resultaron heridas en un atentado suicida en las afueras de Kabul, según el ministerio del Interior, el primer ataque contra la capital afgana en más de un mes.

Un hombre hizo estallar su carga cerca de un puesto militar, dijo en un mensaje a la prensa un portavoz de este ministerio, Tareq Arian, quien informó el balance de víctimas.

El ataque es “un crimen cometido por el enemigo de Afganistán contra civiles durante el mes de ramadán”, condenó.

Según una fuente de seguridad, al parecer el atentado iba dirigido contra un campamento de las fuerzas especiales en las afueras de Kabul. Ningún grupo reivindicó el ataque. Pero los talibanes anunciaron a través de su portavoz Zabihullah Mujahid que estaban investigando si sus hombres habían participado.

Según las Naciones Unidas, la violencia en Afganistán aumentó en marzo a pesar de la firma, el 29 de febrero en Doha, de un acuerdo histórico entre Estados Unidos y los talibanes, que debía sentar las bases de un proceso de paz. En el marco de este acuerdo, que prevé la retirada de las tropas extranjeras del Afganistán en un plazo de 14 meses a cambio de garantías de seguridad de los rebeldes, los insurgentes acordaron no atacar las grandes ciudades y las tropas internacionales.

Sin embargo, han multiplicado los ataques contra las fuerzas de seguridad afganas en las zonas rurales y en los poblados, matando a decenas de soldados y policías. Desde el Acuerdo de Doha, Kabul ha sido objeto de dos ataques, uno contra una reunión política en la que la mayoría de los participantes eran chiítas, y otro contra un templo frecuentado por hindúes y sijes.

El grupo yihadista Estado Islámico reivindicó estos dos atentados, que causaron más de 50 muertos.