Fotografía: EFE/ José Méndez.
Ciudad de México, México.

El presidente, Andrés Manuel López Obrador, declaró el Tren Maya, su proyecto emblemático del sureste del país, como una obra de “seguridad nacional” para continuar su construcción a pesar de los amparos obtenidos por ambientalistas.

“Ya se decidió que es un asunto de seguridad nacional y que no por los intereses de un grupo de corruptos y de pseudoambientalistas vamos a detener una obra que es en beneficio del pueblo”, expresó el mandatario en su rueda de prensa matutina.

La declaración del presidente se produce un día después de una protesta de Greenpeace, que denunció el reinicio ilegal de las obras del tramo 5 del Tren Maya, que va de Cancún a Tulum, en el estado de Quintana Roo, y que estaba suspendido por órdenes judiciales tras amparos obtenidos por ambientalistas y comunidades originarias.

López Obrador reconoció ahora que la obra, a cargo del Ejército, reinició hace una semana con el argumento de que el tiempo que llevaba parada representaba “un alto costo” para el presupuesto, que “es dinero del pueblo”.

“Son obras públicas y no podemos aceptar que los intereses de grupos, de facciones, se sitúen por encima del interés general. Eso correspondía a la época del neoliberalismo”, sentenció el presidente.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here