Funeraria
Fotografía: Georgina García Solís / Archivo
Guadalajara, Jalisco.

Aunque las cifras de decesos van al alza, la “tercera ola de Covid-19” ha incrementado en 10% los servicios en las funerarias de Jalisco, lo que significa que no hay una saturación como la registrada en enero y febrero de este año.

El presidente de la Asociación de Directores de Funerarias, Francisco Alvarado Madera, señaló que el número de decesos todavía no tiene comparación a lo registrado a principios de 2021.

En enero pasado fallecieron dos mil 503 personas por Covid-19, y en febrero fueron mil 947, mientras que en junio hubo 307 decesos y en julio 407 muertes por esa enfermedad, de acuerdo con datos de Radar Jalisco.

“Para estas fechas de agosto y finales de julio, sí hemos tenido un repunte importante, pero no se puede comparar con enero y febrero. Creo que ha sido 10 o 15% más. Afortunadamente no hemos tenido problemas de saturación, ni tampoco en los crematorios, que era el principal cuello de botella…Sinceramente, en enero y principios de año había en fila de espera 70, 80 cuerpos por cremar”.

Para evitar otro escenario similar,la Asociación Nacional de Directores de Funerarias espera que la Secretaría de Salud Jalisco autorice el embalsamamiento de personas fallecidas por Covid-19.

El presidente de la organización aseguró que ha quedado demostrado que, con la técnica y protocolos adecuados, se pueden conservar los cadáveres por más tiempo sin riesgos para los familiares, quienes, además, tendrían la oportunidad de velar y ver por última vez a su ser querido.

Los lineamientos para el manejo de cadáveres confirmados o sospechosos por Covid-19 establecen que éstos pueden ser cremados o inhumados con una bolsa sanitaria, en un lapso de cuatro horas posteriores al fallecimiento.

Georgina García Solís