Fotografía: Twitter @cultura_mx
Ciudad de MéxicoMéxico.

Representantes de más de 190 países arrancaron este miércoles el Mondiacult 2022 de la UNESCO, reunión en la que buscan impulsar a la cultura como un bien público, promover la diversidad y combatir el tráfico de los bienes patrimoniales.

El encuentro de tres días, que se realiza en Ciudad de México, fue inaugurado por la directora general de la UNESCO, Audrey Azoulay, y la ministra mexicana de Cultura, Alejandra Frausto.

“La cultura es un bien público mundial, que sirve para hacer sociedad en momentos de conmoción, conflictos o de crisis sanitaria como lo hemos vivido (…) pero la cultura no ocupa todavía el lugar que se merece en las agendas nacionales e internacionales”, dio Azoulay.

En la declaración final, con carácter vinculante y que se negocia desde hace un año, se buscará que la agenda de la ONU para el desarrollo sustentable 2030 contenga un “objetivo razonable” en materia de cultura, dijo de su lado Alejandra Frausto, ministra de Cultura de México.

“Albergo el firme deseo de que la declaración final sea una renovada hoja de ruta para lograr que la diversidad cultural se reconozca como la mayor riqueza de la humanidad, borrando así el racismo y la discriminación”, explicó.

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador canceló de último momento su participación en la sesión inaugural. Estuvo representado por su esposa, la historiadora Beatriz Gutiérrez.

“Se logró que vengan quienes incluso tienen conflictos con la idea de que la cultura permite la reconciliación y la paz. Es muy importante” el Mondiacult, dijo el mandatario en su conferencia de prensa matutina.

Defensa del patrimonio

Otro asunto para debatir, de particular interés en México y otros países latinoamericanos, es la defensa de la propiedad intelectual de las comunidades y el combate a la venta ilegal de piezas del patrimonio cultural de las naciones.

Es necesario entender, dijo Frausto a la AFP, que para algunas naciones es una “ofensa” la venta de piezas del patrimonio cultural.

“Unamos esfuerzos para que de una vez por todas se detenga la apropiación cultural así como el tráfico ilícito y la comercialización de bienes culturales, prácticas que han quebrantado la dignidad de los pueblos”, dijo la ministra mexicana durante la inauguración.

Azoulay señaló de su lado que para combatir estas prácticas se requieren acciones “coordinadas y contundentes”.

Se espera que la declaración de Mondiacult 2022 impulse los llamados “certificados de origen”, lo que obligaría a los mercaderes de arte a demostrar que las piezas fueron obtenidas legalmente.

Desde 2019, el gobierno mexicano ha logrado repatriar más de 9.000 piezas arqueológicas prehispánicas que estaban en colecciones privadas o que iban a ser vendidas en afamadas casas de subastas.

Algunas fueron entregadas de manera voluntaria, pero otras, como en Italia, fueron recuperadas en espectaculares redadas policiales.

En la discusión participarán los mismos representantes de naciones sumidas en conflictos armados, como Rusia y Ucrania, o de gobiernos señalados de acciones represoras, como Irán, sacudido por protestas desatadas tras la muerte de una mujer bajo custodia de la policía de la moral, que dejan decenas de muertos.

“Tenemos la certeza de que la cultura une desde la diversidad de pensamientos”, dijo Frausto al ser interrogada sobre si el país anfitrión prepara algún ejercicio de diplomacia.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here