Fotografía: EFE/ Francisco Guasco
Guadalajara, Jalisco.

Francisco, o como sus amigos le llaman, Pancho Lombardi es un reconocido cineasta peruano que ha entregado su vida a la cinematografía, en específico a retratar distintas situaciones, conflictos e historias sociales de su país y de lo que el mundo va viviendo. Aunque su trabajo cuenta con una amplia lista de títulos, para él los más representativos son “La ciudad y los perros” basado en la novela de Mario Vargas Llosa que lleva el mismo nombre; “Pantaleón y las visitadoras”; y “La boca del lobo”, que, asegura tocaron a millones de personas.

Lombardi, quien además recibió el Mayahuel Iberoamericano que otorga el Festival Internacional de Cine en Guadalajara, dirigió una charla magistral con amantes del séptimo arte, donde habló de su vida en la industria y de cómo han cambiado las formas de hacerlo. Detalló que antes se necesitaban enormes presupuestos por lo que los contenidos de los filmes debían coincidir en sentido y calidad, mientras que ahora, con los avances tecnológicos, si bien ha aumentado la producción de cine en Latinoamérica, preocupa, según detalló, que no haya nombres de cineastas que logren consolidarse.

“Ahí lo que preocupa digamos es que la carrera de muchos directores que hacen una primera película se ve un poco frustrada por la dificultad de seguir haciendo cine y eso es lo que puede terminar en que no se hayan consolidado nombres importantes en el cine latinoamericano, sino que se vayan quedando un poco en una primera película muchos de ellos”.

Agregó que en la actualidad hace falta un cine comprometido con los espectadores, cintas que generen diálogo y conciencia.

“Tenemos más películas, pero películas que no ve la gente y en eso nosotros, creo que tenemos, y me incluyo porque mis películas han corrido un destino similar, creo que tenemos que hacernos una pregunta importante ¿qué ha pasado? Por qué hemos entregado tan fácilmente nuestra pantalla al cine norteamericano, por qué no hemos sido capaces de generar un cine que al mismo tiempo sea un buen cine que sea capaz de llegar a los cines y de interesar al público, al público masivo”.

Alicia Preza