Fotografía: aFP
Lahore, Pakistán.

Las autoridades de Pakistán anunciaron este lunes la detención de un sospechoso en un caso de violación en grupo que conmocionó al país después de que un oficial de policía insinuara que la culpa era de la víctima por conducir sola de noche sin un acompañante masculino.

De los dos hombres sospechosos del crimen, uno fue arrestado, señaló Usman Buzdar, el ministro principal de la provincia de Punyab (este), donde tuvo lugar la violación.

“Su ADN coincide y él mismo confesó el crimen”, indicó Buzdar en un tuit.

Un alto funcionario policial confirmó la detención y añadió que se lleva a cabo una búsqueda para arrestar al segundo sospechoso.

Durante el fin de semana hubo manifestaciones en varias ciudades de Pakistán denunciando las declaraciones del jefe de policía de Lahore, la capital de Punyab, Umar Sheikh, quien llegó a sugerir que la violación fue, en parte, culpa de la víctima, amenazada con un arma y violada frente a sus dos hijos cuando su auto sufrió una avería.

Nadie en Pakistán “permitiría que sus hijas y hermanas viajen solas tan tarde”, señaló. “Su familia es de Francia, su marido vive en Francia. Lo hizo porque se basa en lo que pasa en Francia. Ella creyó que nuestra sociedad es tan segura como en Francia”, añadió.

Sheikh se disculpó este lunes por sus comentarios.

La embajada de Francia en Pakistán, contactada por la AFP, declinó comentar este asunto.

Una gran parte de Pakistán, un país musulmán y conservador, vive bajo un código patriarcal que oprime sistemáticamente a las mujeres impidiéndoles, por ejemplo, elegir a sus maridos o trabajar fuera de sus casas.

Cada año, unas mil mujeres paquistaníes, acusadas de haber avergonzado a sus familias, son asesinadas por algún miembro de éstas en los llamados crímenes por honor.