cierre vertedero Los Laureles
Fotografia: Captura de video / Un Salto de Vida
Guadalajara, Jalisco. 

Posibles problemas de cáncer y asma son los que podrían sufrir los habitantes que viven cerca del basurero de Los Laureles. Así lo dijo el científico de la UNAM, doctor Omar Arellano Aguilar, que a solicitud de Un Salto de Vida, realizó un diagnostico de los efectos en la salud humana y el ecosistema relacionados a la quema de basura.

Además a un año del incendio en el basurero Los Laureles, Un Salto de Vida compartió tomas aéreas que demuestran la magnitud del desastre.

El profesor de la Facultad de Ciencias explicó que la quema de basura genera compuestos tóxicos como el dióxido de carbono o el dióxido de nitrógeno y otros monóxidos de carbono.

“Hay que considerar que en estas emisiones están presentes las partículas de 2.5 micras, las cuales son realmente un problema ya que alcanzan a entrar a los pulmones y afectar los alvéolos. Además, en las partículas suspendidas que se generan por la quema de basura están los elementos trazas como el cromo, zinc, mercurio, aerosoles, compuestos orgánicos volátiles. Uno de los problemas que se generan por la combustión de basura, ya sea por un incendio como el ocurrido en Los Laureles o cuando nosotros estamos quemando la basura en nuestras casas, es que se generan sustancias químicas conocidos como policlorinados dibenzodioxinas y policlorinados dibenzofuranos, son sustancias químicas que al entrar en contacto con los seres vivos causan enfermedades cardiovasculares, pulmonares y en exposiciones crónicas, incluso pueden causar cáncer pulmonar”.

Añadió que en la ceniza, después de la combustión de basura, se pueden encontrar residuos de mercurio y metales tóxicos, como el cadmio, el cromo y el cobre, que generan problemas respiratorios, cuadros asmáticos, reducción de la función pulmonar. Los más susceptibles son los niños.

“De tal manera que la preocupación por la exposición a estos gases que se emitieron por la quema del basurero Los Laureles, no es solamente llamar la atención de las autoridades, la exposición a estos gases tóxicos puede generar problemas de salud a las personas y es sumamente importante evaluar los posibles daños y hacer vigilancia epidemiológica en las personas que estuvieron expuestas a estos gases”.

Concluyó que Los Laureles debió haberse clausurado desde hace años, pues las dimensiones de ese sitio de disposición de residuos violan la norma oficial.

Julio Ríos