Fotografía: AFP
Málaga, España.

La gala de los Premios Goya del cine español arrancó la noche de este sábado en Málaga (sur), en una ceremonia presentada por el actor Antonio Banderas en la que los nominados participarán por vía telemática por la pandemia del coronavirus.

A esta 35 edición de los Óscar del cine español, llega como gran favorita “Adú”, una película sobre la inmigración de Salvador Calvo, con trece nominaciones, incluida a mejor película del año.

También aspiran a una buena noche “Las niñas”, historia sobre la entrada en la adolescencia de unas alumnas de un colegio de monjas, y “Akelarre”, drama sobre la caza de brujas en el siglo XVII, ambas con nueve nominaciones.

En un Teatro del Soho de Málaga sin público están presentes solamente los conductores de la gala Antonio Banderas y la periodista María Casado, así como algunas figuras del cine que anunciarán los premios, como Pedro Almodóvar, Penélope Cruz y Juan Antonio Bayona.

Con mascarilla en el rostro y distancia de seguridad, ellos participaron en una discreta alfombra roja previa a la ceremonia.

Pero los 166 nominados se conectarán por videollamada, de forma similar a lo ocurrido en los Globos de Oro la semana pasada.

Es “una gala elegante, sobria” tras un año “devastador”, que ha dejado más de 70.000 muertos por el coronavirus en España, dijo Antonio Banderas en la alfombra roja a la televisión pública TVE.

Como aliciente, estrellas de Hollywood como Robert de Niro, Al Pacino, Dustin Hoffman y Charlize Theron enviarán saludos y “mensajes de apoyo” al cine español durante la ceremonia.

Para alzarse como mejor película latinoamericana compiten la guatemalteca “La Llorona”, la mexicana “Ya no estoy aquí” y la chilena “El agente topo”, todas preseleccionadas en la categoría de mejor película internacional en los Óscar, así como la colombiana “El olvido que seremos”.