hogares mexicanos
Fotografía: Georgina García
Guadalajara, Jalisco. 

Las consecuencias económicas de la pandemia han impactado al 65 % de los hogares de México. En una de cada tres viviendas, uno de sus miembros perdió el empleo y en dos de cada tres disminuyeron sus ingresos.

Lo anterior se refleja en las encuestas aplicadas por el INEGI para medir el golpe económico del COVID-19 en las empresas, en la fuerza laboral y en los hogares, explicó el director general de Estadísticas Sociodemográficas, Edgar Vielma.

“De este 65 % de viviendas que perdieron o vieron disminuidos sus ingresos, el 37 % trató de resarcir esa pérdida del ingreso vendiendo algún bien, pidiendo prestado o consumiéndose sus ahorros, eso es lo que le sucedió a ese 37 %. Mientras el complemento tuvo que afrontar la reducción sin un apoyo, sin préstamo, sin utilización de un ahorro”.

La afectación en los hogares es resultado de una cascada de perjuicios económicos; el 91.3 % de las empresas enfrentó la disminución de sus ingresos y 12.5 millones de mexicanos se quedaron sin empleo, pero sólo el 42 % de éstos tiene expectativas de retornar a su centro de trabajo, aclaró el funcionario del INEGI.

“Le afectó más a los trabajadores independientes la pandemia que a los subordinados. En los negocios hasta de cinco personas representan el 67 %, es decir la mayoría de estas personas que perdieron su trabajo corresponden a negocios pequeños, donde laboraban hasta cinco personas. En este caso también en el 53 % corresponde a negocios sin local, tal vez en la calle, repartiendo un producto y en el 92 % de los casos no tienen acceso a los servicios de salud, ya habíamos visto que el impacto se vio en la población informal”.

En las encuestas del INEGI también se midió la expectativa de recuperación de las empresas y las grandes esperan un menor crecimiento aún con un escenario optimista. Casi una cuarta parte de éstas hasta prevé decrecimiento de sus ingresos.

Georgina García Solís