Problemas migratorios

Por Aarón Navarro Aguirre

En la sala de usos múltiples del Centro Universitario de los Lagos se llevó a cabo una interesante charla con los académicos y estudiantes universitarios el martes 22 de octubre. La charla titulada “Perspectivas migratorias entre Estados Unidos, México y Centroamérica: nuevos acuerdos, viejos problemas y mismos detonantes” coordinada por el Dr. Jaime Rivas Castillo, antropólogo social de la Universidad Don Bosco de El Salvador, incitó a los asistentes a reflexionar en torno al fenómeno migratorio en EUA.

Se habló de cómo los acuerdos recientemente suscritos por Trumps con los mandatarios de algunos países Latinoamericanos responden a las estrategias estadounidenses para contener los flujos migratorios en EUA, y de cómo estos también limitan las opciones para los solicitantes de asilos e intentan expulsar a los migrantes que ya están instalados en EUA y protegidos por diferentes programas sociales.

El Dr. Rivas Castillo señala lo siguiente como los viejos problemas que genera la migración:

“Los viejos problemas son la xenofobia, la discriminación, el racismo, la criminalización de los migrantes pero también los defensores de los migrantes; y lo que mencionaba una compañera, la aporofobia, que tiene que ver con el miedo al pobre. Son algunos de los viejos problemas que están ahí siempre. Estos nuevos acuerdos están siendo permanentemente sostenidos, justificados e impulsados por estos viejos problemas”.

Sin embargo, se señala como parte del problema el hecho de que algunos países latinoamericanos como México, Guatemala, Honduras y El Salvador han sido partícipes de estos nuevos acuerdos. Es decir, los países latinoamericanos han supeditado los acuerdos de Donald Trump.

El objetivo de la charla, menciona el Dr. Rivas, fue también el de crear una reflexión en torno al fenómeno migratorio y encomendar al cuerpo académico y estudiantil a incurrir en prácticas más humanas y tolerantes respecto a los migrantes.

“Mi llamado fue a cómo los estudiantes en la UDG pueden pensar en procesos de transformación, en procesos de cambio frente a estos problemas. Cómo yo como joven de la UDG me posiciono frente a la discriminación, frente al racismo, frente a la aporofobia. Cómo puedo tener un trato más humano con las personas migrantes y refugiadas, siendo que nosotros mismos somos migrantes también”.

Sobre esto último, el Dr. Rivas expresa que la discusión generó en los estudiantes buenas apreciaciones en torno al fenómeno migratorio.

“Cuando estoy con jóvenes siempre encuentro esa receptividad hacia estos temas porque tocamos lo humano de ellos, y llegamos a la conclusión, juntos, de que es algo que no nos puede ser ajeno. Y eso es lo que yo veo con los jóvenes con que estuvimos hoy, que hay un espacio para darse cuenta de estas situaciones que quizá muchos desconocían, y que quizás, en algunos, este darse cuenta de, pueda llevar a acciones comprometidas con el fenómeno y con las personas”.