Cocina económica de La Solita

Por Aarón Navarro Aguirre

Yanet Romo Esparza es una apasionada por la cocina. Desde muy chica descubrió que lo suyo era cocinar. Cuenta que para poder hacerlo se hacía de un banco en el que se subía para alcanzar la barra y la estufa.

Yanet es mejor conocida como La Solita, nombre con el que bautiza su local de cocina económica, el cual lleva atendiendo desde hace 9 años en la calle Paseo del Leñador, de la colonia Paseos de la Montaña. Sus platillos son diversos, pues cada día prepara más de 20 cosas distintas:

Diario son diferentes pero son como 20 guisos diferentes. Chicharrón, chorizo, bistec, costilla, milanesa de res, pollo, arroz, spaguetti, caldo de res, caldo de pollo albóndigas, papa, chile relleno, flautas.

Los vecinos de Paseos de la Montaña refieren plenamente a este local como una apuesta segura, pues los clientes de La Solita se hacen frecuentes debido al sazón de su comida y sus precios baratos.

Yanet cuenta que en este local invierte todo su tiempo durante el día y gran parte de la noche:

A qué horas empiezo, a las siete y media de la mañana y termino a las 11 de la noche de lunes a sábado. Sólo en tiempo de frío abro los domingos en la mañana, vendo menudo y barbacoa, pero prácticamente es de lunes a sábado. De 8 de la mañana a 11 de la noche se empieza a atender.

Los clientes de Yanet aseguran que siempre se van muy satisfechos luego de probar su comida, y comentan que una razón para visitarla es por el simpático nombre que lleva su local, historia que para muchas personas es desconocida. En seguida, Yanet explica el nombre de su negocio:

Porque mi mamá tenía una tienda y le decían La Solita. Pensaron que se llamaba Sarita y le empezaron a decir Solita, y yo vendía tacos afuera de la casa de mi mamá. Entonces llegaron a pintar el carro los del refresco del Aga y le dijeron: ¿cómo le ponemos? Póngale la Solita, y de ahí se me quedó La Solita, porque yo era la que atendía los tacos.

También hay que resaltar que La Solita lleva una agradable relación con sus clientes, pues son varios los que la visitan de manera muy frecuente:

Les voy a mandar saludos a mis amigos de Asfaltos Guadalajara. Y a todos los clientes que vienen diario que son frecuentes, y a los que no, para que vengan.