Lagos de Moreno, Jalisco

Delitos como pintas y robos en edificios históricos han incrementado en el municipio, a manos de menores de edad. Javier López Ruelas, comisario de Seguridad Pública, señala que se trata de una alerta, de un problema que puede atacarse y prevenirse. Una de las próximas medidas a tomarse sería la instalación de cámaras de video-vigilancia en el centro histórico.

Por Luz Atilano

En los últimos meses, varios edificios y monumentos del centro histórico de Lagos de Moreno han sido víctimas de actos vandálicos como pintas en paredes externas, así como de robos e intentos de robo de materiales de valor. El caso más reciente es el de la placa de Casa de la Cultura, hurtada la madrugada del viernes 28 de abril y que a la fecha no ha sido recuperada.

Javier López Ruelas, comisario de Seguridad Pública, quien a principios de año declaró a este medio informativo que los daños a patrimonio arquitectónico y monumentos, eran hechos aislados en el municipio, señala que en estos momentos sí han presentado un incremento. E indica que si bien aún no es un problema considerado como grave si se compara con otras ciudades del estado, sí se ha convertido en un foco amarillo, de alerta, en el que se requiere trabajar desde la prevención y la atención a menores de edad, responsables casi siempre de este tipo de actos.

“Podemos trabajar y resolver un problema que en este momento tiene solución, pero que si lo dejamos para después, difícilmente lo vamos a parar. Ahorita tenemos focos amarillos, de alerta, que nos dicen “aguas” “aguas, con lo que están haciendo nuestros hijos”. Pero va más allá la problemática que están presentando los niños, los menores, y que esto sí tiene una relación directa con la educación de los padres de familia y que tiene también relación directa con todos los sectores de la sociedad, porque este es un problema de salud pública, en donde todos debemos hacer la parte que nos corresponde.”

Se trata de un problema de conductas antisociales con las que menores de edad se manifiestan, y que demuestran que dicho sector de la sociedad quizá no esté recibiendo la atención necesaria por parte de instituciones y de su núcleo familiar. Las estadísticas lo comprueban, pues de acuerdo con información proporcionada por Seguridad Pública, durante el mes de abril se llevaron a cabo 36 detenciones de menores de edad, todas en el centro de la ciudad: 12 por extravío, 1 por abuso de confianza, 8 por drogarse en la vía pública, 4 por alterar el orden público y 10 por daños a las cosas, en este caso a edificios patrimonio de la humanidad.

Sobre las medidas a tomar al respecto, López Ruelas señala en primera instancia acciones de prevención en coordinación con dependencias como DIF Municipal, Deportes, Cultura, Atención a la Juventud y Prevención social y de adicciones. Y por otro lado, habla de vigilancia por parte de la Policía Turística (que hay que decir: no ha tenido la suficiente presencia en el municipio), así como de la implementación de cámaras de video-vigilancia en los próximos meses.

“Ahorita ya tiene instrucciones precisas la Policía Turística, para que a través de presencia, a través de su recorridos constantes en el centro histórico, sea disuasiva ante el actuar de los presuntos vándalos. También estamos haciendo recorridos pie-tierra en las áreas sobre todo aquí de Casa de la Cultura, Capuchinas… para disuadir a los jóvenes. Y algo muy importante, ya está un proyecto con un sistema de video-vigilancia, con cámaras que van a… muy pronto ya van a instalar en el centro histórico, precisamente para preservar, lo que es prevención y combate de la delincuencia. Esperemos instalarlo antes de tres meses, creo que esta herramienta nos va a servir mucho.”

Se instalarían de cámaras con visión nocturna y movimientos inteligentes, capaces de seguir a vehículos y personas como una herramienta de monitoreo y vigilancia que ayudaría para combatir y prevenir cualquier delito en el centro de la ciudad. El comisario asegura que este proyecto ya fue autorizado por el Centro Integral de Comunicaciones del Estado, y que se llevará a cabo con recursos de FORTASEG y del municipio, un total de 1 millón 127 mil pesos.

Hay que recordar que los daños ocasionados al patrimonio arquitectónico, histórico o a monumentos que resguardan la memoria histórica ya NO se encuentran tipificados como faltas administrativas, sino como delitos patrimoniales debido al prejuicio que provocan en materiales difíciles de restaurar y por su propio carácter de patrimonio del municipio. Cuando estos daños son ocasionados por menores de edad, los responsables directos, son los padres de familia o tutores.

Banner opinion

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here