Por Paúl Martínez Facio

A finales del 2014 las asociaciones de Transparencia Mexicana y el Instituto Mexicano para la Competitividad presentaron la iniciativa 3 de 3; en ella se propuso que los servidores públicos, presidentes de partidos políticos y candidatos a algún cargo público presentaran e hicieran públicas su declaraciones patrimoniales; de intereses y fiscal. Sin embargo, aunque la iniciativa tiene casi cuatro años de haber sido lanzada, todavía no se encuentra tan difundida entre la población en general.

«Pues mira, hasta ahorita lo desconocía, me lo acabas de comentar y creo debo investigar más»,

«Nada, ni idea, no la conocía».

«No, no la conozco».

«De las declaraciones que dan los funcionarios públicos cada año».

«Son las declaraciones de los gobernadores, para presidencia o de la república».

«Es una propuesta que nos ayudaría a agilizar el proceso de relación entre gobernante y gobernado, en materia de confianza, en el sentido de que nosotros conozcamos a los candidatos, tengamos más presentes sus intereses, qué es lo que quieren, qué es lo que buscan, cómo lo van a lograr».

La iniciativa incorporada finalmente en la Ley General de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos, retoma a grandes rasgos que los funcionarios o aspirantes están obligados a declarar el valor de sus bienes patrimoniales, así como la cantidad de los mismos, las actividades y relaciones que pudieran interferir en su desempeño como servidores públicos, y del mismo modo, la puesta al corriente en sus pagos de impuestos. Respecto a la importancia y la utilidad que para los ciudadanos pueden tener estas declaraciones, compartimos la opinión de los consultados:

«Yo creo que sí sería útil porque así estaríamos viendo si es en verdad que pagan sus impuestos, si se está ocultando algo sobre dinero».

«Sí es importante, porque así sabemos cuánto tienen, qué pueden adquirir de acuerdo a lo que ya habían declarado».

«Sí, porque así no se prestaría a malinterpretación de que estuvieron robaron cuando estuvieron gobernando, porque no coincide lo que declaran en un inicio y luego lo que declaran cuando salen de gobernar».

«Sí, pues para saber qué es lo que tienen, para que no se enriquezcan más de uno, del pueblo mexicano»

La iniciativa, posteriormente llevada a ley, no ha carecido de elementos polémicos, pues aunque se celebró de manera casi unánime su formulación, se le criticó que no diera acceso total a la información recabada, dejando prácticamente a voluntad del declarante, la cantidad de información publicable. Por otro lado, aunque en general la población consultada manifestó que esta información podría ser útil e incluso mejorar el desempeño de los gobernantes, también fue una clara mayoría quienes dijeron no haber consultado o requerido esta información, en parte por desinterés, desconocimiento o desconfianza en la misma.

«No la conocía, no la conozco».

«No la verdad no, no la he consultado, pero honestamente, pues no confío en ella me da la impresión de que no es tan fidedigna porque parte de la polémica electoral consiste en estarse echando tierra sobre qué han declarado y qué no han declarado unos y otros».

«Pues como que no nos interesa mucho a los ciudadanos comprobar si es cierto la declaración, que a veces nos dejamos llevar por lo que ellos dicen».

Aunque esta ha sido una exigencia ciudadana no todos los candidatos han hecho públicas sus declaraciones, información que puede ser consultada en la plataforma www.3de3.mx

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here