Foto: semana.com
Lagos de Moreno, Jalisco

Tras 50 días de la muerte del joven, ninguna instancia les ha dado a conocer resolución alguna.

Por Luz Atilano y Gabriela Arreola

A 50 días de la muerte de Joel Isidro Salas Armendáriz, el joven de 20 años que supuestamente amenazó con lanzarse desde una de las torres del Templo de El Refugio el pasado 24 de mayo y quien falleció horas más tarde bajo custodia de Policía Municipal, sus familiares más cercanos no han recibido respuesta de ninguna instancia.

Pese a que personal de DIF Municipal se ha acercado ya para ofrecerles atención psicológica y a que la Comisión Estatal de Derechos Humanos ya ha iniciado una queja de oficio para la investigación del caso, no se ha entregado a la familia resolución alguna sobre la carpeta de investigación de la Fiscalía General del Estado, ni se ha emitido pronunciamiento alguno por parte del de Ayuntamiento de Lagos de Moreno.

Familiares y padres del fallecido consideran que la manera en la que ha actuado la autoridad no ha sido la correcta, y que las averiguaciones y la correspondiente impartición de justicia han tardado demasiado. El señor José de Jesús Salas Escobedo, padre de Joel declaró.

“La verdad que se maneja con mucho hermetismo, se tardan bastante. Lo primero que piensa uno es que están escondiendo algo, la verdad. Yo siento un dolor grande, y me atrevo a decirlo así de esta manera que algo esconden, porque si no hubiera nada que esconder dicen fue así o fue de otra manera, pero hay mucho hermetismo y uno se siente indignado, se siente uno devastado, siento como una impotencia. Realmente nunca pensé que llegara a pasar esto y realmente nuestras autoridades dejan mucho que desear, no puede seguir esto así, ya mi muchacho no lo vamos a recuperar pero uno quiere que se haga justicia, porque realmente le duele a uno bastante.”

Y es que María Armendáriz Maldonado, madre del joven, relata que cuando su hijo bajó de la torre del templo, ella se acercó a las autoridades interventoras para solicitar ayuda y que su hijo recibiera atención psiquiátrica.

“Yo les pedí ayuda ahí, ahí cuando llegué, que los vi cuando andaban ahí en el templo. Les dije que yo quería que me ayudaran, que yo lo quería trasladar a un centro de rehabilitación y ya me dijeron que sí, que sí me ayudaban y ya pues me vine yo bien contenta, ya en cuanto me vine que vi que lo bajaron, que vi que lo llevaban luego luego me vine para acá… No pues yo me confié de ellos.”

Según comenta la señora, la respuesta de la autoridad fue positiva y se le pidió que al día siguiente se presentará en el Hospital Regional para tramitar el seguro popular del joven y así poder trasladarlo a la ciudad de Guadalajara. Trámite que inició a alrededor de las 8 de la mañana del jueves 25 de mayo sin tener conocimiento de que su hijo ya había fallecido, pues fue hasta momentos posteriores que personal de DIF y de Ciencias Forenses le informaron sobre su muerte señalando que durante la madrugada había sufrido una crisis.

A pesar de que este espacio ha conseguido parte de la información sobre este suceso, en la que se han puesto de manifiesto posibles violaciones a derechos humanos, omisiones y negligencias, la familia de Joel se encuentra en espera de que se les informe sobre lo sucedido para poder iniciar un proceso de demanda y así exigir la impartición de justicia. Ni Fiscalía ni Derechos Humanos han llegado a ninguna resolución.

“Que queremos que se haga justicia… porque no es justo que a mi hijo le haya pasado lo que le pasó.”

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here