Rupert Stadler Volkswagen
Fotografía: Armin Weigel - Dpa News
Múnich, Alemania.

La Fiscalía de Múnich anunció hoy que presentó cargos contra Rupert Stadler, ex directivo de Audi, una de las dos filiales del fabricante de autos alemán Volkswagen (VW), por “fraude, emisión indirecta de certificados falsos y publicidad ilícita”.

La Fiscalía de la capital bávara acusa a otros tres ejecutivos de haber desarrollado una función de software no permitida y de haberla instalado en el control de motores diésel en vehículos de Audi, VW y Porsche.

Stadler, de 56 años, está acusado de “haber tenido conocimiento de las manipulaciones a más tardar a finales de septiembre de 2015 y de mantener o no impedir la venta de los vehículos Audi y VW afectados”, afirmó la Fiscalía.

El Tribunal Regional de Múnich tendrá que decidir si realmente se celebrará juicio.

Según el informe, el fraude se produjo en 250 mil 712 vehículos de Audi, 71 mil 577 coches de la empresa matriz VW y 112 mil 131 de Porsche, la otra filial de VW.

“Los vehículos se han vendido, en particular, en los mercados de Estados Unidos y Europa”, prosiguió la Fiscalía.

Stadler fue arrestado en la ciudad bávara de Ingolstadt, sede de Audi en Alemania, el 18 de junio de 2018 bajo sospecha de fraude y peligro de entorpecimiento del sumario. El ex directivo estuvo en prisión preventiva en la cárcel de Augsburgo-Gablingen durante cuatro meses.

En otoño de 2018, el Tribunal Regional Superior de Múnich suspendió la orden de detención dictada en junio bajo determinadas condiciones.

Sin el consentimiento de la Fiscalía, el Tribunal no le permitió a Stadler ponerse en contacto con los otros acusados y posibles testigos.

Desde principios de año, Bram Schot es el sucesor de Audi en la jefatura de la filial de VW.