Boris Johnson bajo presión
Fotografía: Tolga Akmen - AFP
Londres, Reino Unido.

El primer ministro británico, Boris Johnson, está siendo presionado por la cámara de los Lores y por la oposición para que publique un informe sobre las injerencias rusas en la política británica.

El presidente de la comisión parlamentaria de inteligencia y seguridad (ISC, por sus siglas en inglés), Dominic Grieve, pidió a Downing Street el martes que publique este informe de 50 páginas redactado por esta instancia para que el Parlamento pueda examinarlo antes de las elecciones del 12 de diciembre.

La cámara de los Lores debatió este lunes el hecho de que este informe no haya sido publicado. Un lord independiente, David Anderson, señaló que “este retraso injustificado debilita a la ISC y hace sospechar del gobierno y sus motivaciones”.

Un portavoz de Downing Street había indicado con anterioridad que aún no se había completado el proceso de autorización de publicación de este delicado material.

Pero que no se haya publicado es una decisión “alucinante”, estimó Dominic Grieve, citado el miércoles por el diario The Guardian. Según el periódico, el informe examina principalmente los intentos de injerencia rusa en la campaña del referéndum sobre el Brexit de 2016.

El informe se basa en el análisis de los servicios de inteligencia británicos y de expertos. El proceso de autorización de su publicación comenzó en marzo y llegó a mediados de octubre a la oficina del primer ministro, que debía dar su aprobación al final de la semana pasada, según el diario.

Los partidos de oposición laborista, Labour, e independentista escocés, SNP, acusaron al gobierno de querer minimizar el alcance de esta injerencia.

“Yo no escondo nada”, se defendió Michael Gove, encargado de los preparativos del Brexit, a la BBC. El informe será “publicado a su debido tiempo”, añadió, y argumentó cuestiones de “seguridad nacional”.