Francia
Fotografía referencial: camping la sirene
Perpiñán, Francia.

Autoridades del sur de Francia ordenaron este lunes la evacuación de miles de personas instaladas en una zona de cámping muy frecuentada, por temor a que los fuertes vientos aumenten los riesgos de incendios forestales en curso en los alrededores.

Más de 2 mil 500 acampantes fueron evacuados de diferentes campamentos en Argelès-sur-Mer, en las afueras de Perpiñán, cerca de la frontera con España, coincidiendo con el comienzo de las vacaciones, señalaron las autoridades.

Nadie ha resultado herido y los evacuados están siendo albergados en tres sitios diferentes, entre los cuales dos gimnasios.

No está clara la causa del incendio que se declaró en la zona este lunes temprano, atizado por vientos de hasta 70 km/h. El siniestro está acordonado pero no controlado puesto que hay once focos diferentes.

Se utilizan dos aviones lanza-agua y unos 30 vehículos de bomberos y centenares de efectivos operaban en toda la región, aunque el viento complicaba las tareas de extinción.

Argelès-sur-Mer es reconocida como la “capital del cámping” durante el verano europeo y su población, de 10 mil habitantes, llega hasta los 150 merced a los acampantes.

Un empleado del cámping Le Dauphin, que alberga a unas 1,000 personas, dijo que sus clientes habían sido evacuados a zonas determinadas por los bomberos y que no se habían registrado daños materiales.

El calor canicular de junio, muy prematuro, ha provocado incendios forestales también avivados por una sequía que afecta a la vegetación en general. En el departamento de Aude, a unos 90 km más al norte, en la jornada 250 hectáreas fueron por completo devastadas por el fuego.