Por Gabriela Arreola

Anteriormente, este espacio informativo dio cuenta de las 5 quejas interpuestas ante la Procuraduría Social dirigidas a elementos de tránsito que no habían actuado de manera correcta ante la población, mismas que de acuerdo con el licenciado José Alfredo Olvera Banda, se debían específicamente a que en funciones, los servidores públicos habían actuado con prepotencia. Cabe resaltar que el principal cometido de la Procuraduría Social es fungir, a nivel municipal, como mediadora de los conflictos acontecidos entre servidores públicos y ciudadanos.

Tránsito dice no saber de las quejas

Gerardo López Santos, director de Tránsito Municipal asegura que la dependencia no ha sido notificada al respecto:

“De hecho nosotros no tenemos conocimiento, no nos han notificado respecto a ninguna queja. Cuando el procurador social, el licenciado Olvera Banda nos requiere alguna información, o cita a algún elemento se hace llegar al elemento y que el elemento comparezca ante la autoridad que corresponde, pero le quiero ser sincero, a últimas fechas yo no tengo ninguna queja que el licenciado nos haya notificado a nosotros. Sí me preocupan las quejas, el mal comportamiento que se pudiera estar registrando por parte de algunos elementos hacia la población”.

No obstante, recordemos que según lo dicho por el procurador social, lo anterior se debe a que estas 5 quejas junto a otras emitidas en contra de Aseo Público, Recursos Hidráulicos, Comunicación Social e Inspección y Vigilancia, no han procedido, pues los ciudadanos no han dado seguimiento al proceso.

Mordidas, prepotencia y trato desigual

Por su parte, la opinión de los laguenses acerca del desempeño de los tránsitos es la siguiente:

“Yo regular, no lo tengo como excelente, porque miro muchas anomalías de ellos, no acatan su labor como debe ser, por veinte pesos se dejan… yo lo llamo corrupción”.

“Algunos trabajan bien y otros pues en eso de las mordidas, unos sí aceptan mordidas”.

“Pues deja bastante, mucho que desear, como que no hacen muy bien su trabajo, en realidad no hay muchos tránsitos alrededor, no se ve mucha gente, no se ve que hagan mucha labor”.

“Yo diría que es notoria la ausencia de esta autoridad últimamente”.

Acerca del trato hacia el conductor, los opinan lo siguiente:

“Yo no lo considero bueno, lo considero regular”.

“Pues algunos elementos muy mal, porque me ha tocado”.

“Y muchas veces he visto que se pasan las luces los buses, las motocicletas, sobre todo las motocicletas. Sí, una vez me pasé una luz, y me paró, y desgraciadamente, no me gusta dar mordidas pero esa vez llevaba mucha prisa y me dijo ‘dame 50 pesos y vete’. Son malos policías, yo también fui un mal ciudadano”.

Algo que señalan los ciudadanos, es que notan poca presencia de elementos en el municipio, además de que tratan de manera desigual a la población, pues en ocasiones permiten que tanto camiones como motocicletas circulen violando leyes de tránsito.