Gibraltar
Fotografía: Jorge Guerrero - AFP
Gibraltar, Reino Unido.

La Corte Suprema de Gibraltar decidió este viernes prolongar durante 30 días la retención del petrolero iraní “Grace 1” en medio de fuertes tensiones diplomáticas con Teherán, informó el fiscal general de este territorio británico enclavado en el sur de España.

El navío fue interceptado el 4 de julio por las autoridades de Gibraltar ante las sospechas de que dirigía su cargamento a Siria, lo que violaría el embargo occidental contra el régimen de Bashar al Asad.

Desde entonces, cuatro oficiales de la tripulación fueron detenidos e interrogados por la policía del Peñón, que los liberó a todos sin cargos.

Teherán niega las acusaciones y califica de “piratería” la captura del buque, cargado de 2.1 millones de barriles de petróleo.

Aunque Irán exigió su liberación inmediata, la justicia gibraltareña prorrogó el primer permiso para retenerlo que expiraba este viernes y puede ampliarlo nuevamente hasta un máximo de 90 días.

“A petición del fiscal general, la Corte ha extendido el periodo de detención (…) por otros 30 días y ha fijado una nueva audiencia el 15 de agosto”, señaló el gobierno de Gibraltar en un comunicado.

Antes, el jefe del gobierno Fabian Picardo había revelado al Parlamento local un encuentro en Londres con funcionarios iraníes “con la intención de buscar la desescalada en todos los frentes de este problema”.

“Esperamos continuar trabajando de forma constructiva y positiva con las autoridades de la República Islámica de Irán para facilitar la marcha del ‘Grace 1′”, dijo.

La intercepción del petrolero se suma al recrudecimiento de las tensiones entre Irán y las potencias occidentales, especialmente Estados Unidos y Reino Unido.

Washington se retiró en 2018 del acuerdo nuclear cerrado en 2015 entre Irán y seis grandes potencias y reestableció el régimen de duras sanciones contra Teherán.

Debilitado desde entonces, el acuerdo también está amenazado por los anuncios del país persa que, en respuesta a la retirada de Washington, empezó a vulnerar algunos de sus compromisos.

La tensión se traduce en numerosos incidentes en el Golfo, región por la que transita un tercio del transporte marítimo de petróleo en el mundo.

El jueves, los Guardianes de la Revolución iraníes anunciaron la detención de un “petrolero extranjero”, sospechoso de “contrabando” en el Golfo.

Washington, por su parte, anunció haber destruido un dron iraní en el estrecho de Ormuz, aunque Teherán lo desmiente.