Bogotá hará simulacro de aislamiento
Fotografía: EFE/Gustavo Amador
Tegucigalpa, Honduras.

El Gobierno de Honduras decretó este lunes el estado de excepción por siete días como medida para enfrentar la pandemia del coronavirus, que ya afecta a seis personas en el país, y con la que se limitan algunas garantías constitucionales.

Así lo informó el vocero del Sistema Nacional de Gestión de Riesgo (Sinager), Francis Contreras, en cadena nacional de radio y televisión a partir de la publicación del decreto ejecutivo aprobado durante un Consejo Nacional de Defensa y Seguridad, que dirige el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández.

Durante la vigencia del decreto, añadió, quedan suspendidas las labores en el sector público y privado, se prohíben la celebración de eventos de todo tipo, se mantiene la suspensión del servicio de transporte y las celebraciones religiosas.

Además, se prohíbe el funcionamiento de los negocios, incluyendo los centros comerciales, y ordena el cierre de todas las fronteras aéreas, terrestre y marítimas del país.

Se exceptúan de esta medida a las empresas de alimentos, productos farmacéuticos y de primera necesidad, los centros y servicios sanitarios, empleados del sistema de salud o que cuiden adultos mayores, menores de edad, personas con discapacidad o vulnerables y los trabajadores del sistema financiero.

Personal sanitario

También a los empleados del Sinager, médicos, enfermeras, entes de socorro y emergencia, miembros de los cuerpos de seguridad y justicia y altos funcionarios del Estado debidamente identificados, así como los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, funcionarios del Ministerio Público, diputados del Parlamento y el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera.

Asimismo, empleados de la Secretaria de Salud y otros altos funcionarios de las Instituciones centralizadas y descentralizadas.

La Secretaría de Seguridad podrá acordar el cierre a la circulación de carreteras o tramos por “razones de salud pública, seguridad o fluidez del tráfico o la restricción en ellas del acceso de determinados vehículos por los mismos motivos”, según el decreto ejecutivo.

Las Fuerzas Armadas, la Policía Nacional y otros organismos de seguridad apoyarán a la Secretaría de Salud en la ejecución de los planes de emergencia y sanitarios necesarios para mantener el orden y sobre todo la salud a fin de evitar la propagación del virus, por lo que podrán “detener a toda persona encontrada circulando fuera de las excepciones establecidas”.

Nuevos casos

Contreras dijo que los casos de contagio se mantienen en seis y anunció tres nuevos pacientes sospechosos del coronavirus, procedentes de Alemania, Brasil y México.

Los seis pacientes “se mantienen estables y en monitoreo constante”, y cuatro de ellos se reportan en Tegucigalpa, indicó el funcionario.

“Todo el personal médico que atiende a los seis casos también es evaluado de manera constante para mitigar o reducir riesgos de contagio”, enfatizó Contreras, quien señaló que los nuevos casos sospechosos son dos hombres de 18 años y uno de 66 años.

Según el decreto ejecutivo, la Secretaría de Finanzas debe aplicar en todas las instituciones del sector público no financiero “una reducción en sus presupuestos que le permita obtener al menos el 2 % del total del Presupuesto General de Ingresos y Egresos de la República para el ejercicio fiscal vigente”, exceptuando a los servicios de salud, educación, energía, seguridad y defensa.

El vocero del Sinager le volvió a recordar a la población que para contrarrestar el avance del virus es necesario tomar “las previsiones del caso” y señaló que “este es el momento de prevenir y de contener”.