petróleo
Fotografía: Jorge Guerrero - AFP
Madrid, España.

Un barco petrolero sospechoso de llevar petróleo a Siria, violando las sanciones europeas, fue interceptado el jueves frente a las costas de Gibraltar, anunció el gobierno del territorio británico.

Las autoridades no especificaron el origen del crudo, pero la publicación especializada en transporte marítimo Lloyd’s List indicó que se trataba de un tanquero de bandera panameña cargado con petróleo iraní.

“Detuvimos al navío y su carga”, señaló en un comunicado Fabian Picardo, jefe de gobierno de Gibraltar.

“Tenemos razones para creer que ‘Grace 1’ llevaba su carga de petróleo crudo a la refinería de Banias en Siria”propiedad “de una entidad sujeta a las sanciones de la Unión Europea contra Siria”, explicó Picardo.

El buque cisterna, de 330 metros de eslora, fue detenido a primera hora del jueves por la policía y agentes de aduana de Gibraltar, el pequeño territorio británico ubicado en el extremo sur de España.

Fueron asistidos por un destacamento de los Royal Marines británicos.

El barco fue abordado en una zona utilizada por las embarcaciones para cargar suministros, principalmente alimentos, que Gibraltar considera aguas británicas.

Una afirmación cuestionada por España, que reivindica su soberanía sobre el territorio y considera las aguas como españolas.

– “Acción firme” –

El Ministerio británico de Asuntos Exteriores saludó en un comunicado “esta acción firme de las autoridades gibraltareñas, que actuaron para hacer cumplir el régimen de sanciones europeas contra Siria”.

Fabian Picardo dijo haber “escrito a los presidentes de la Comisión el Consejo europeos para comunicarles los detalles de las sanciones que tuvimos que hacer respetar”.

Contactada por la AFP, la Comisión Europea rehusó hacer comentarios.

Las sanciones europeas contra Siria, adoptadas a fines de 2011 y prorrogadas en mayo hasta el 1 de junio de 2020, incluyen un embargo petrolero.

Según Lloyd’s List, que analiza información de seguimiento de las embarcaciones, el Grace 1 habría cargado el petroleo en Irán en abril, para luego navegar alrededor del continente africano y entrar al Mediterráneo.

Sería el primer barco petrolero con crudo iraní que navegó hacia Europa desde fines de 2018, siempre según la publicación.

La detención de este petrolero se produce apenas días después del anuncio de Teherán de que tiene la intención de exceder el límite de uranio enriquecido fijado por el acuerdo internacional alcanzado de 2015 para evitar que llegara al nivel requerido para un arma nuclear.

Irán reaccionó así a la decisión de Washington de abandonar el acuerdo nuclear el año pasado y restablecer sanciones económicas contra la República Islámica.