agentes vínculos crimen organizado
Fotografía: EFE/Str
Veracruz, México.

En medio de un despliegue de fuerzas navales, castrenses y agentes federales, fue detenido este sábado un jefe policial y seis de sus agentes por presuntamente esta vinculados al crimen organizado en el oriental estado mexicano de Veracruz.

La detención del comandante “Guillermo N” de la Policía Municipal de Álamo, una poderosa región económica por su producción de cítricos de exportación, sucedió tras un imponente operativo para lograr controlar la delincuencia organizada que azota a la zona.

Agentes de la Secretaría de Seguridad Pública de Veracruz, en coordinación con el Ejército Mexicano, Armada de México y la Guardia Nacional, montaron retenes carreteros y vigilancia en esa región del norte de la entidad.

Como parte de las investigaciones y la acción para restablecer el orden fueron detenidos los siete agentes, entre ellos el comandante, por presuntos nexos con Agustín “N”, alias “El Guty” o comandante “Jaguar” del violento grupo delictivo Sombra.

Además se les vincula como responsables de diferentes delitos como secuestro y extorsión, de la mano del citado grupo delictivo, que creció en los últimos años en el norte de esa entidad.

De acuerdo con un reporte oficial, al momento de la captura, el jefe policial reconoció haber recibido fuertes sumas de dinero como sobornos, por parte del “Guty”.

En tanto los agentes a su mando, identificados como Daniel Antonio “N”, Martín “N”, Filiberto Alejandro “N”, Pedro “N”, José Israel “N” y Francisco Javier “N”, habrían participado en delitos perpetrados en dicha zona.

A los detenidos se les aseguraron armas largas y cortas, cargadores, cartuchos útiles, chalecos tácticos, droga y vehículos, entre otros.

Veracruz aporta 2.3 millones de toneladas de cítricos producidas en una superficie de unas 165mil hectáreas.

El municipio de Álamo es el principal productor del cítrico con un volumen de 741 mil toneladas, lo que representa el 30 % de la producción estatal. Sin embargo en los últimos años, los productores han sido asediados por el crimen organizado mediante extorsiones.

Según áreas de inteligencia de la Secretaría de Marina y del Ejército Mexicano, los cárteles de los Zetas, Jalisco Nueva Generación y del Golfo están enfrentados por el control territorial en Veracruz.

Se disputan las rutas de transporte de drogas y de paso de migrantes, el cobro de derecho de piso (extorsión a negocios) y la industria del secuestro.