Refugiados de Siria
Fotografía: AFP
Beirut, Líbano.

Decenas de miles de civiles huyeron de los bombardeos del régimen sirio y de su aliado ruso en la provincia de Idlib (noroeste) desde principios de semana, indicó el viernes la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA, por sus siglas en inglés).

“Ante la intensificación de los ataques aéreos y los bombardeos desde el 16 de septiembre en el sur de Idlib, decenas de miles de civiles han huido de la región de Maaret al Numan (…) hacia el norte de la provincia. Otros miles esperan que disminuyan los bombardeos para irse”, precisó el organismo en un comunicado.

El comunicado de la OCHA coincidió con una información del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), que indicó que los enfrentamientos entre las fuerzas del régimen sirio y grupos armados de Idlib, el mayor feudo de la oposición en el país, se habían cobrado la vida de más de 80 personas en las últimas 24 horas.

El OSDH también señaló que la fuerza aérea rusa, país aliado del régimen sirio, bombardeó las inmediaciones de Maaret al Numan y de la cercana ciudad de Saraqeb.

Los ataques provocaron una oleada de desplazados desde zonas cercanas, según un corresponsal de la AFP en Maaret al Numan.

Según la OCHA, la escasez de gasolina para los vehículos de particulares está limitando el movimiento de los civiles, mientras que las carreteras aledañas a la ciudad son “extremadamente peligrosas” pues, al parecer, están siendo alcanzadas por los bombardeos.

“Desde la noche del 19 de diciembre, los habitantes de la localidad de Maaret al Numan […] empezaron a decirle a los equipos humanitarios que querían irse de allí a algún lugar seguro, pero no podían irse a causa de los fuertes bombardeos aéreos”, indicó la agencia de la ONU.

“Se estima que en las últimas 72 horas decenas de miles de personas huyeron, y que miles de personas estarían esperando que cesen los bombardeos para poder irse de forma segura”, añadió.

Según la OCHA, habría unas 163 mil personas en Maaret al Numan y en los alrededores, y “se cree que cientos de familias huyeron hacia el norte” el viernes.

La región de Idlib, donde viven unos tres millones de personas, incluyendo a muchos desplazados por la guerra civil siria, está en manos de el grupo Hayat Tahrir al Sham, antaño afiliado a Al Qaida.

Las fuerzas progubernamentales lanzaron una ofensiva contra esa región en abril y mataron a unos mil civiles. Además, más de 400 mil personas tuvieron que abandonar sus hogares. 

Desde agosto, supuestamente, la zona cuenta con la protección de un alto el fuego anunciado por Moscú, pero el régimen de Bashar Al Asad amenazó en reiteradas ocasiones con retomar la región. Según el OSDH, los bombardeos en esa área no han cesado.