aguacate vietnamita
Fotografía referencial. Créditos: Enrique Hidalgo - EFE

Ho Chi Minh, Vietnam.

Vietnam toma posiciones para introducir sus aguacates en el mercado de Estados Unidos y aprovechar la posible escasez de este fruto por las crecientes tensiones entre México y el presidente estadounidense, Donald Trump, que amenaza con cerrar la frontera.

Aunque las 30 mil toneladas que cada año produce el país asiático se quedan en su gran mayoría en el mercado doméstico, el Gobierno de Hanói recalcó este mes su interés en obtener la licencia para que los aguacates vietnamitas lleguen a los consumidores estadounidenses.

“Por ahora no podemos exportar a casi ningún país, con excepción de Europa, donde no nos interesa porque al estar muy lejos el transporte es demasiado caro, cinco dólares por kilo si lo enviamos en avión”, dice a Efe Pham Trinh, gerente de la compañía Kado, uno de los mayores productores de aguacate de Vietnam.

El interés mostrado por el país asiático coincide con las tensiones de Trump con México, que han provocado un fuerte aumento de precios en EEUU por miedo a que se restrinja la importación de este fruto o a que Trump cumpla con su amenaza de clausurar la frontera.

México es el principal proveedor de aguacates de EEUU, con una venta de 904 mil toneladas en 2018, muy por encima de las 81 mil toneladas provenientes de Perú, las 26 mil de la República Dominicana y las 25 mil de Chile, otros países que podrían sacar provecho de las tensiones entre México y la Casa Blanca.

Los productores de aguacates vietnamitas esperan que la incertidumbre provocada por estas desavenencias contribuya a un acuerdo entre Hanói y Washington que les abra las puertas del mercado.

“Estamos listos para exportar cuando haga falta. En Vietnam no se produce más aguacate porque casi toda la producción va al mercado doméstico, solo una pequeña parte va a Camboya y Tailandia. Pero exportar a Estados Unidos sería sencillo y barato por barco”, explica Trinh.

Para ello tendrían que cumplir con los requisitos de control de calidad en toda la cadena de producción, algo para lo que las empresas más punteras aseguran estar preparadas.

“Dependemos de que los gobernantes lleguen a un acuerdo, nosotros ya cumplimos con todas las condiciones en nuestros procesos”, subraya la gerente de Kado, que produce mil toneladas al año.