Afganistán
Fotografía: Sajjad Hussain - AFP
Kabul, Afganistán.

El primer ministro saliente afgano, Abdulá Abdulá, principal rival del jefe del Estado, Ashraf Ghani, clamó victoria este lunes en las elecciones presidenciales del sábado, mucho antes de que se publiquen los resultados oficiales.

“Tenemos el mayor número de votos en estas elecciones”, dijo Abdulá durante una rueda de prensa en la que afirmó que “no habrá segunda vuelta”.

El primer ministro saliente no precisó en qué datos se basaba para realizar esta afirmación.

La Comisión Electoral Independiente (CEI) no ha anunciado todavía los datos de la participación en estos comicios, cuyos resultados preliminares se publicarán el 19 de octubre.

Uno de los directivos de esta comisión, Habib Rahman Nang, reaccionó inmediatamente en televisión a las declaraciones de Abdulá para recordar que “ningún candidato tiene el derecho de proclamarse vencedor”.

“Según la ley es la Comisión Electoral Independiente la que decide quién es el vencedor”, afirmó este responsable.

Abdulá Abdulá ya había impugnado los resultados de las elecciones de 2014, en las que venció Ghani, empañadas por irregularidades y que desembocaron en una grave crisis. Tras la intervención de Estados Unidos, se resolvió otorgándole el puesto de primer ministro a Abdulá.

La primera vuelta de las presidenciales se desarrolló sin demasiados incidentes pero con una baja participación. Numerosos observadores independientes estimaron que fueron más transparentes y mejor organizadas que los comicios anteriores.

“Los resultados serán anunciado por la CEI pero nosotros obtuvimos el mayor número de votos”, afirmó Abdulá Abdulá.

El responsable de la comisión electoral recordó que “la CEI anunciará primero los resultados preliminares (el 19 de octubre), y después la comisión de quejas examinará las que se hayan presentado, y los resultados definitivos serán anunciados (el 7 de noviembre) por la CEI”.

– Tercer intento –

Abdulá, que postula a la presidencia por tercera vez tras haber sido derrotado en los comicios de 2009 y 2014, afirmó que su equipo “formará el nuevo gobierno”.

Sin sustentar sus afirmaciones, Abdulá también mencionó informaciones según las cuales “responsables gubernamentales” habrían interferido en el proceso electoral.

Estas declaraciones se producen después de que varias redes sociales difundieran videos en los que se ve a personal electoral rellenando urnas con votos a favor de Ghani.

El jefe de la división de denuncias de la CEI, Zuhra Bayan Shinwari, afirmó que se han recibido hasta ahora unas 2 mil 569 denuncias de irregularidades.

Las anteriores elecciones afganas estuvieron marcadas por numerosas alegaciones de fraudes sistemáticos, por lo que ahora la exigencia es muy elevada para la CEI, que ha prometido esta vez un proceso electoral limpio.

“El manejo del proceso en el día de la elección fue mejor que en anteriores comicios”, asegura Ahmad Zubair Habibzada, portavoz de un organismo de vigilancia electoral, Fundación para una elección transparente en Afganistán, que envió a unos 5 mil 200 observadores a todo el país.

Pese a un elevado número de candidatos a la presidencia, esta elección es considerada como una contienda solamente entre Abdulá y Ghani.

El día de la elección, el sábado, estuvo marcado por una serie de atentados de menor intensidad de los talibanes, que no lograron alterar el proceso.