Fotografía: DiDi
Guadalajara, Jalisco.

En el diseño del botón de emergencia, el gobierno del estado buscó desmotivar la movilidad de los jóvenes y dejar una alternativa de transporte para todo el estado.

Así fue que se tomó la decisión de no restringir la operación de los taxis durante los 14 días y de suspender a los vehículos de redes de transporte a partir de las 20 horas de lunes a viernes y durante los fines de semana, afirmó el coordinador del Gabinete Económico, Alejandro Guzmán.

De esta manera al no tener la plataforma aseguramos que la población de entre 15 y 35 años que son los que más las utilizan eviten salir de sus casas. Esa es la razón de por qué la plataforma se suspendió.

“Porque el taxi tiene posibilidades de llegar a muchos más lugares, donde la plataforma no. Los taxis están en todo el estado, la plataforma no, entonces fue mucho más fácil llegar a un acuerdo de tarifas especiales con los taxis que con la plataforma, es decir al no usar la plataforma desincentivamos la movilidad, damos como alternativa una opción que está en todo el estado”.

El botón de emergencia se activa este viernes a partir de las 19 horas, lo que implica la suspensión de los vehículos de plataforma a partir de las 20 horas y del transporte publico a las 21 horas. Los taxis podrán hacer viajes con tarifas controladas que van de los 35 a los 160 pesos.

El coordinador del Gabinete Económico consideró que además de Uber, Didi y otras plataformas, otro sector de grandes empresas que ha sido afectado son los supermercados al no poder abrir durante dos fines de semanas, y que su respuesta fue total apoyo.

“Impresionante muy positiva la reacción y el apoyo de todo el grupo de establecimientos grandes que están afiliados a la ANTAD, está todo el grupo Walmart, nos han dado todo su respaldo y lo han entendido perfectamente bien, lo están asumiendo con una actitud de responsabilidad social y ellos van a operar con servicio a domicilio, no será su mayor venta pero lo entienden muy bien”.

Durante los dos fines de semana que no abran los supermercados, las tiendas barriales podrán proveer de los productos básicos.

Georgina García Solís