producción industrial en México
Fotografía: EFE - Francisco Guasco
Ciudad de México, México.

La crisis del coronavirus llevó a la producción industrial de México a caer un 3.7 % en noviembre pasado frente al mismo mes de 2019 por la caída de todos los sectores, informó este lunes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Las cifras son el resultado de las bajadas de la industria de la construcción (-7.8 %), la generación y transmisión de energía eléctrica, agua y gas (-7 %), la minería (-2.4 %) y la manufacturera (-2,1 %), según explicó el organismo en un comunicado.

En cifras desestacionalizadas, la actividad industrial creció un 1.1 % en noviembre pasado respecto al mes previo por el alza de la construcción (2.2 %) y la minería (0.1 %), mientras que la manufactura se mantuvo invariable y la generación de electricidad cayó el 2.3 %.

Debido a la pandemia, las autoridades ordenaron la paralización de todas las actividades no esenciales en abril y mayo. En junio comenzó la llamada “nueva normalidad” con una apertura gradual de la economía y las actividades sociales.

De esta manera, en los 11 primeros meses del año la actividad industrial cayó 10.7 %, por la bajada de la construcción (-17.7 %), las industrias manufactureras (-11 %), la generación de electricidad (-5.4 %) y la minería (-1 %).

La producción industrial en México cayó un 1.8 % en 2019 frente a 2018 debido al decrecimiento de la construcción y la minería. El producto interno bruto (PIB) de México creció un 2.1 % en 2018 y un 2.1 % el año anterior. En cambio, el PIB se contrajo 0.3 % en 2019, lo que supone una sustancial caída.

Para este 2021, la pandemia -que suma en México más de 1.5 millones de casos y 133 mil 706 muertos- ha llevado a la mayoría de analistas y organismos financieros a situar la caída del PIB por encima del 8 %.

El PIB de México tuvo una caída anual de 18.7 % en el segundo trimestre del año. Mientras que en el tercer trimestre, repuntó un 12.1 % frente a los tres meses anteriores, si bien en la comparación interanual tuvo una caída del 8.6 %.

Según cifras oficiales, se han perdido más de un millón de trabajos formales, aunque en los últimos meses se han recuperado decenas de miles de empleos.