Fotografía: UCMA
Guadalajara, Jalisco.

El Mercado de Abastos de Guadalajara fue el primer punto de Jalisco en reforzar las medidas preventivas de COVID-19, antes de que el gobierno del estado las hiciera obligatorias.

Desde el jueves pasado, los consumidores deben de usar cubrebocas sin excepción para poder ingresar a esta instalación, en donde aparte se restringió el acceso a niños, mujeres embarazadas y personas de la tercera edad, población con mayor vulnerabilidad ante el contagio del virus. Como parte de la logística se instalaron tres túneles de sanitización con ozono, controles con vallas y aplicación de gel antibacterial.

En el primer fin de semana con estas medidas, el 80% de los clientes del Mercado de Abastos las adoptó, destacó el presidente de UCMA, Salvador Hernández.

El Mercado de Abastos regaló los cubrebocas a los clientes que no portaban uno durante el fin de semana pasado aún cuando todavía no era obligatorio. El 20% de los visitantes todavía se mostraban renuentes a aceptar estas medidas, cuyo incumplimiento es sancionable a partir de este lunes.

La Unión de Comerciantes del Mercado de Abastos de Guadalajara no se conforma con estas acciones preventivas, por lo que ya planea otras a fin de lograr un mejor control en pensiones de transporte de carga y en el transporte de carga que llega de otros estados, donde las medidas son más relajadas.

Georgina García Solís