reconocimiento del VIH
Fotografía: EFE/Mario Guzmán
Ciudad de México, México. 

Varias decenas de manifestantes marcharon este martes por el centro de Ciudad de México con bengalas naranjas para reclamar prevención, tratamiento y reconocimiento en el país acerca del VIH en el Día Mundial de la Lucha contra el Sida.

Los manifestantes caminaron desde el emblemático Ángel de la Independencia hasta la Secretaría de Salud, y por el camino cortaron la circulación de la avenida en la que se ubica, el Paseo de la Reforma, con una parada en la sede el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), principal institución de seguridad social del país.

Con el lema de “¡Ni silencio, ni muerte!”, decenas de indignados salieron a la calle en un contexto de pandemia de covid-19 en el que denuncian hay falta de medicamentos antirretrovirales y muchas consultas se suspendieron en los últimos meses para orientar la atención a los pacientes de coronavirus.

Los antirretrovirales son fármacos que ayudan a desacelerar el avance del VIH dentro del organismo, lo que permite a los infectados mantener el sistema inmunitario fuerte.

Además, muchos pacientes de VIH viven con miedo a contagiarse de coronavirus y que este se pueda agravar debido a su delicado estado de salud.

Según los datos del Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación (Copred) de Ciudad de México, alrededor de 230 mil personas viven con VIH en México, unos 50 mil en la capital.

El nivel de diagnóstico del VIH es del 60 %, y el 17 % de las personas diagnosticadas no se incorpora al tratamiento de manera inmediata.

De acuerdo con el Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH (Censida), de las personas que se encuentran en tratamiento antirretroviral, 21 mil 500 son mujeres y casi 79 mil son hombres.

En 2019 hubo 12 mil 64 nuevos pacientes en tratamiento antirretroviral, de los cuales el 45 % corresponde a personas entre los 15 y 29 años.

La Suprema Corte de Justicia amparó a mediados de noviembre y por primera vez a dos personas para que el Gobierno mexicano garantice su tratamiento contra el VIH, toda vez el servicio público de salud se encuentra sumido en una crisis de desabasto de medicamentos.