Fotografía: AFP
Teherán, Irán.

La prensa iraní celebró este domingo el encuentro en Irak del papa Francisco con el gran ayatolá chiita Alí Sistani, que copó las portadas de la mayoría de diarios, algunos de los cuales lo vieron como una oportunidad para la paz en el país vecino.

Los dirigentes de Irán, de mayoría chiita como Irak, no comentaron la visita histórica del papa Francisco.

Irán ejerce una gran influencia sobre Irak, donde sus aliados en el seno de la poderosa coalición paramilitar Hashd al Shaab ayudaron a las fuerzas iraquíes a vencer a fines de 2017 al grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Para el diario reformista Kargozaran, ambos líderes religiosos son a partir de ahora “los abanderados de la paz mundial” y su encuentro el sábado es “el acontecimiento más significativo en [la historia del] diálogo entre religiones”.

El encuentro “muestra la importancia de la cooperación entre adeptos de diferentes religiones”, escribe el diario reformista Sharq.

Victoria para el chiismo y el cristianimo”, titula el diario Irán, la publicación del gobierno, recordando que la visita del papa muestra que el “cristianismo está vivo en Irak” pese al “sufrimiento” infligido a los cristianos por el grupo EI.

Los diarios conservadores estimaron que el regreso de la seguridad en Irak fue el resultado del compromiso de las fuerzas de “resistencia” proiraníes, recordando el llamado en 2014 del gran ayatolá Sistani para que los iraquíes se levantaran en armas contra el EI.

“El papa Francisco y muchos países occidentales son conscientes de que es gracias a la sangre vertida por la valiente juventud de la resistencia y la sabiduría [de Sistani] que ahora es posible viajar libremente a Irak”, escribe el ultraconservador Resalat.

Según este periódico, la visita del papa es “una preciosa oportunidad para la paz y trae alivio (…) a los cristianos de Irak” que han sufrido bajo el yugo del EI (2014-2017).