Los kurdos celebran su año nuevo ante la inminente caída del EI en Siria

Los milicianos de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), alianza armada liderada por kurdos que combate contra los yihadistas, se han despedido de su anterior año, con mucho más que celebrar: el inminente anuncio de la derrota del "califato" del EI

0
134
Damasco, Siria.

Entre hogueras y disparos de celebración, los kurdos conmemoran hoy en Siria el Nouruz, su Año Nuevo, en un momento en el que se preparan para anunciar la derrota del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Al Baguz, su último reducto en el este de Siria.

Desde anoche, hay festejos alrededor de los territorios que controlan los kurdos en el norte y este de Siria, y según vídeos difundidos por el Rojava Media Center, un grupo de activistas que trabaja con el gobierno regional kurdo, no reconocido por Damasco, miles de personas salieron a las calles engalanadas.

Los milicianos de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), alianza armada liderada por kurdos que combate contra los yihadistas, se han despedido de su anterior año, coincidiendo con el inicio de la primavera, con mucho más que celebrar: el inminente anuncio de la derrota del “califato” del EI.

Un portavoz de las FSD, Adnan Afrin, aseguró a Efe que la derrota del grupo yihadista está “a punto” de producirse, aunque la victoria definitiva no se ha anunciado por el momento, negando así informaciones de esta mañana en las que se decía que ya iba a ser proclamada.

Durante las últimas semanas las FSD, apoyadas por la coalición internacional capitaneada por Estados Unidos, han estrechado el cerco y miles de extremistas y sus parientes han ido rindiéndose ante las milicias kurdas.

Ahora los yihadistas se encuentran arrinconados en una lengua de tierra a la orilla del río Éufrates, después de días de una intensa ofensiva en la que las FSD arrebataron a los extremistas un campamento que dominaban en la localidad de Al Baguz, situada en la provincia de Deir al Zur y fronteriza con Irak.

El responsable de la oficina de relaciones exteriores del gobierno kurdo, Shuar Agha, dijo a Efe que “el fin del EI se considera como el cierre de una etapa negra que duró varios años y se parece a lo que hizo Kawa el herrero, que mató al tirano hace más de mil años”, dijo.

Agha aludió así a la gesta de Kawa el herrero, un héroe mitológico venerado por los kurdos y que, según la leyenda, llevó a cabo un magnicidio contra un rey que oprimía a este pueblo, que ahora está repartido entre Turquía, Irak, Irán y Siria.

Por su parte, el consejero de la presidencia conjunta de la administración del norte de la región de Al Yazira, Nesim Simo, dijo a Efe que la celebración del Nouruz de este año ha sido “especial” y que “no solo lo celebra el pueblo kurdo”, sino “toda la población en general”, por la inminente derrota del EI.

Las celebraciones del Nouruz tuvieron lugar en numerosas ciudades y pueblos del norte y noreste de Siria, como Al Raqa, Al Hasaka, Tel Abiad y Ain al Arab y Al Qahtania.

“En todos los pueblos y ciudades del norte de Siria hay festivales y en la ciudad de Al Qahtania se encuentra la celebración central, donde hay actividades populares y oficiales”, aseveró a Efe uno de los organizadores, Fahd Sabri.

En las festividades participan kurdos y también los habitantes de etnias árabe y turcomana, tanto musulmanes como cristianos y de otras minorías religiosas.

En muchas de estas fiestas, los kurdos llevaban banderas y fotos de caídos en los combates contra el EI y también fotos de Abdullah Öcalan, el fundador del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), encarcelado desde 1999 en Turquía.

El Nouruz coincide con el equinoccio de primavera y marca el comienzo del nuevo año en el calendario solar persa, usado por los kurdos.

La festividad es un momento de alegría en que se celebran el renacimiento, la llegada de la luz y la fertilidad con rituales que mezclan la tradición y la superstición y que se celebra en todos los países con influencia cultural persa, de Turquía a Asia Central.

Desde hace siete años, este festejo está incluido en la lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco.

Con la caída de Al Baguz, las FSD proclamarán la victoria frente a sus enemigos y el final del grupo terrorista, que fundó su “califato” en Siria e Irak en el año 2014, implantando el terror en todos los territorios que se encontraban bajo su dominio.