divulgación científica
Fotografía: Especial / Captura
Guadalajara, Jalisco. 

La divulgación de la ciencia no solo fortalece a la democracia, sino que salva vidas y es antídoto contra la infodemia. Las personas pueden caer en la trampa de engancharse en noticias falsas que incluso ponen en riesgo su vida y por ello la importancia de la alfabetización científica.

Esto lo expuso el maestro Gabriel Torres Espinoza, Presidente de la Asociación de las Televisiones Educativas y Culturales Iberoamericanas (ATEI) durante el Encuentro Internacional Virtual Educa Connect, congreso online que congrega a cerca de 300 ponentes y más de 50 mil espectadores.

“¿Cómo fortalecer la democracia y la ciudadanía en tiempos de pandemia”, fue el nombre de la ponencia de Torres Espinoza.

“Sin temor a equivocarme, todos hemos recibido un mensaje con alguna supuesta cura sobre el coronavirus, todo a pesar de que la Organización Mundial de la Salud asegura que hasta el momento no hay tratamiento disponible, ni vacuna eficaz probada contra esta enfermedad. Este fenómeno de la desinformación derivado de las fake news o noticias falsas sitúa hoy en riesgo muchas vidas, ya que hay personas con síntomas de estar enfermos del coronavirus que prueban remedios no comprobados con esperanza de curarse a sí mismo”.

El también director de Canal 44 de la Universidad de Guadalajara (UdeG), explicó que los estados-nación por sí solos son insuficientes para resolver la complejidad de los problemas actuales y realizó un recorrido histórico-conceptual respecto al derecho a la ciencia contemplado en tratados internacionales y sobre la divulgación de la ciencia, cuyos antecedentes datan del siglo 17, con obras como los “Diálogos sobre los dos máximos sistemas del mundo” de Galieo Galiei quien en lugar de usar el latín escribió en italiano y “El origen de las Especies” de Charles Darwin, en inglés. Ambos tenían una prosa para llegar al público en general.

Especificó que la divulgación facilita y aporta al público conocimientos científicos en un lenguaje sencillo y distinguible y en esa ruta, se circunscribe la importancia del periodismo científico.

“El miedo es el cultivo de la desinformación, los rumores y las falsas esperanzas. Sin embargo la información científica veraz y fiable puede darnos una visión de la realidad que atempera el errático desconcierto social. Sin embargo el riesgo latente de todo esto, está en que cualquier noticia deliberadamente falsa sin una amplia alfabetización científica entre la población podría ser catastrófica para cualquier democracia. A este fenómeno anticipo de pandemia, la Organización Mundial de la Salud ha denominado como infodemia”.

La infodemia puede afectar además la salud mental de las personas y provocar agotamiento emocional. Mucha de esta información se basa en teorías de la conspiración y pone en peligro el alcance y sostenibilidad del sistema de salud mundial.

“Todo lo anterior evidencia una sentencia que es clave: para la cura de la pandemia, la ciencia; para la contención de la infodemia, la divulgación científica. He aquí el reto y la importancia de la divulgación científica en tiempos de pandemia. No obstante debe enfrentarse un desafiante contexto para poder afianzar todo lo anterior: la ausencia de habilidades comunicacionales periodísticas en los científicos y en la ciencia y en igual medida la ausencia de la ciencia en el periodismo y los medios masivos de comunicación”.

Virtual Educa fue inaugurado por la ministra de Educación de España, Isabel Celaá, y su homólogo portugués, Tiago Brandão y se realiza del 21 al 23 de julio.

Julio Ríos