El Zapotillo
Fotografía: Gabriela Ruiz
Guadalajara, Jalisco.

Instalar compuertas automáticas, construir un tanque amortiguador y mantener un nivel que no ponga en riesgo a las comunidades, son parte de la propuesta que hizo la Comisión Nacional del Agua (Conagua) para que la Presa El Zapotillo no inunde los poblados de Temacapulín, Acasico y Palmarejo, y que permitirá dotar de 3.5 millones de metros cúbicos de agua a la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG).

Dicha propuesta fue presentada por el director de la Conagua, Germán Martínez Santoyo, a pobladores de Los Altos de Jalisco, en una atiborrada plaza principal de Temacapulín.

“Nuestra idea es que pudiéramos aprovechar la capacidad de la presa y utilizarla a un nivel (máximo) de mil 588 metros (sobre el nivel del mar) durante la época de lluvias. Este volumen podría dar 3.5 metros cúbicos por segundo a la capital de Jalisco. Con eso no se inunda ni Temacapulín, ni Acasico, ni Palmarejo. Usaríamos los dos conductos donde ahora circula agua que cae al Río Verde y escurriría para llegar a El Purgatorio, donde se tiene previsto construir una presa derivadora y, si así lo decide el Gobierno de Jalisco, usarla en la Zona Metropolitana de Guadalajara”, explicó Martínez Santoyo.

La propuesta de uso de la Presa El Zapotillo permitirá aprovechar 90 millones de metros cúbicos de agua y contempla los siguientes aspectos:

No se construirán diques ni se afectará a “Temaca”

Se requiere la instalación de compuertas, aprovechando dos canales ya construidos, y el reforzamiento de la obra de desvío existente. Estas compuertas se manejarían de forma automática con sensores que detectan niveles de agua, con lo que se evitaría el riesgo de inundación para los tres poblados.

Sin embargo, se aclaró que, para brindar seguridad estructural, hidrológica e hidráulica a la presa, es necesario concluir la construcción del tanque amortiguador y otras obras complementarias.

Durante la temporada de lluvias se cerrarán las compuertas para el primer llenado, después se manejarán los niveles con la obra del desvío y, una vez que se alcance el primer llenado, se abrirán compuertas para manejar un caudal constante de 3.5 metros cúbicos por segundo para abastecer a la ZMG.

Martínez Santoyo dejó en claro que será necesario complementar el sistema de abastecimiento con la construcción de la presa El Purgatorio y su sistema de distribución, como se tenía previsto originalmente.

Respecto al acueducto para llevar agua a Guanajuato, enfatizó en que éste queda totalmente descartado.

“No existe, y está en litigio incluso. Por eso nuestra propuesta no contempla a Guanajuato, no hay infraestructura que pueda llevar agua a León, Guanajuato”.

Julio Ríos