Fotografía: Georgina García Solís
Guadalajara, Jalisco.

Los giros no esenciales alargaron el periodo de bajas ventas durante el botón de emergencia que los obligaba a cerrar a las 7 de la noche. Su regreso al horario normal a partir de este lunes representa una ligera esperanza de recuperación.

En el primer cuadro de Zapopan, en una tienda de regalos y papelería no hubo una diferencia entre cerrar entre a las 7 u 8 de la noche, cuando sus ventas se cayeron desde abril al inicio de la emergencia sanitaria, expuso la vendedora, Berenice Ocaranza.

A escasas cuadras de distancia, la afectación en una barbería fue una reducción del 15% en los ingresos, indicó Osiris Alcalá.

En la fonda del señor Miguel Cervantes la restricción de horario por el botón de emergencia no modificó su operación debido a que solo ofrecen desayunos y comidas, pero de cualquier forma no tenía clientela.

Así como hubo establecimientos que acataron las medidas de control de la pandemia vigentes del 25 de diciembre al 10 de enero, hubo otros que las burlaron fácilmente.

En una pastelería de la misma zona, un empleado confesó fuera de cámara que operaron en su horario normal con cierre hasta las 21 horas, sin que fueras visitados por inspectores municipales.

Georgina García Solís