Por Tatiana Sánchez

En la calle Luis Reyna Torres N° 25, esquina con estación del ferrocarril, colonia La Luz, comerciantes y vecinos reportan un criadero clandestino de perros de la raza Doberman.

Los vecinos se quejan de un olor insoportable que afecta  a la gente que vive en la colonia y a las personas que pasan caminando. Por si fuera poco reportan que los perros sufren maltrato por parte del dueño.

 Denuncia ciudadana

Durante más de tres años han realizado denuncias a distintas dependencias, como Inspección y vigilancia, Control animal, Servicios Médicos, Jurisdicción sanitaria, Policía Municipal, Secretaría de medio ambiente y desarrollo territorial del gobierno de Jalisco, con el juez municipal y hasta con el mismo presidente de Lagos de Moreno. Según oficio ECO/010/2017, el día 30 de marzo del año en curso, personal de Ecología acudió al domicilio reportado para inspeccionar el lugar, platicaron con el dueño de los perros y este se comprometió con las autoridades a limpiar su hogar para no seguir despidiendo malos olores, así como regalar a los animales, todo esto en un periodo de 10 días naturales.

«Esta persona una vez fue a Ecología, hizo un escrito donde decía y juraba que no tenía perros en su casa y que no los volvería a tener, él lo firmó, lo juró y a los tres días volvió a tener los perros en su casa. […] Yo no sé cómo se entere que van a ir, o que van a verlo y se lleva los perros pero a los dos o tres días los vuelve a meter en la noche,  porque los vecinos lo vemos, pero pues ahí se oyen, ósea las evidencias están ahí el olor, los ladridos, se ve que ahí están los animalitos».

Los vecinos han acudido a los martes de atención ciudadana en varias ocasiones y han podido hablar con el presidente municipal, quien se ha comprometido a solucionar el problema de salubridad y maltrato animal que existe en la colonia. Pero a pesar del compromiso adquirido por el primer edil, la problemática continúa. Así lo expresan los vecinos:

“El presidente ya sabe de estos problemas, a ver si nos hace caso, o sea reglamentos también, salubridad que vean y que vean el cochinero que tiene, han venido pero no entran, le tienen miedo no sé, qué no pueden, deberían de, si dicen que está bien todo, a pues entonces hay que ver la gente que pasa, que pasen ellos, si hasta la policía pasa y dice que  no soportan ese olor y todo, también […]   anda llegando como a las 12:00 o 12:30 con la comida para darles, les da  y luego ya en la tarde vuelve a venir y les  vuelve a dar de comer, entonces deberían de venir a esa hora y checarlo, y que vean como huele a esas horas también, para que vengan y huela todo como huele tan feo”.

Control animal dice tener todo bajo control y hasta provee de insumos al reportado

Por su parte, Luis Armando Gallardo Cruz, titular de Control Animal, niega que la problemática continúe, además de declarar abiertamente que ellos proveen de arena y cloro al ciudadano reportado:

«Estamos en conjunto con Ecología, Salubridad y el  centro de Control canino y el chavo tiene más de cuatro meses que modificó toda su área allí de animales, se está manejando de acuerdo al reglamento y la ley, el chavo limpió todo, modificó todo, sacó los perros que tenían de más y a él se le revisa una vez al mes por parte de ecología pero desde hace tiempo. incluso se le ayudó con arena porque echó piso de cemento en la parte de atrás […] ha hecho muchos cambios, sacó muchos animales y se le está proporcionando cloro y cada semana tienen que estar lavando, tiene que estar limpio. [….] Ecología cada mes ha estado yendo con él, está viendo qué más necesita, ha estado apoyándolo para que tenga limpio todo y todo bien».

Desesperación por falta de respuesta

Los vecinos han hecho correctamente su denuncia formal, este medio tiene copias de los oficios girados a cada dependencia. Así mismo nos dirigimos al lugar para verificar nosotros mismos los hechos relatados por los afectados, y corroboramos el hedor que emana del domicilio reportado, así como los ladridos. Finalmente, los quejosos dan este mensaje al presidente municipal, Juan Alberto Márquez de Anda:

«Señor presidente, le pedimos a nombre de todos los vecinos de la estación (La Luz), que nos  apoye en esto, que le dé la resolución que nos prometió para poder vivir en paz, tranquilos. […] Lo único que queremos es que quiten los animales de ahí, a los perritos, que se los lleve a un lugar apropiado y  que los trate bien, y entonces quitamos dos problemas: el problema de todo el vecindario y el problema de los perritos».