Alan Alvarado Peña. Candidato a la presidencia de la FEU

Por Aarón Navarro Aguirre

Alan Alvarado Peña tiene 27 años. Hasta hace unos días se desempeñaba como Secretario General de la Federación de Estudiantes Universitarios, y ahora se postula como candidato a la presidencia de esta organización por parte de la corriente de Impulso en coalición con el grupo político Expresión.

El candidato Alan Alvarado compartió para Señal Informativa, lo que en sus palabras es la Federación de Estudiantes Universitarios y lo que considera que será su labor en caso de ser electo:

“Es la organización mayoritaria que reconoce la Universidad de Guadalajara, y eso es, bueno, pues que tiene la representación formal de los más de 280 mil estudiantes que están inscritos en algún programa de la Universidad. A su vez, la organización ha sido considerada una organización política en la cual sobre ella recae la representación de los estudiantes pero también de las familias, de la sociedad del Estado, porque nosotros somos beneficiarios de una educación pública que la sociedad nos paga, y nosotros tenemos una obligación de poder ser la voz que encabece ciertas causas sociales”.

Mencionó que la FEU debe ser capaz de diagnosticar cuáles son las problemáticas más urgentes de la sociedad y cómo es que una organización universitaria puede abonar a la solución de esos problemas.

“Me parece que tenemos una agenda pendiente con la sustentabilidad. La semana pasada, mediante un diagnóstico que hacía la ONU, creo que nos tiene que nos tiene que poner a pensar el hecho de que nos quedan 30 años de vida. La FEU creo que puede aportar en gran medida en la parte preventiva, en la parte de concientizar”.

También expresó que entre sus intereses se encuentra equilibrar la balanza en materia de relaciones de género, esto debido a los múltiples casos en los que la Universidad de Guadalajara se ha visto envuelta en situaciones que la hacen ver como una organización deficiente para el tratamiento de estos asuntos:

 “Queremos también una universidad incluyente. Queremos una universidad con perspectiva de género que le abone a la cultura de género en el amplio sentido de la palabra, y para ello la FEU tiene que redoblar esfuerzos, no solamente en el asunto paritario, sino que haya una cultura hacia el género. En la labor representativa tenemos asignaturas pendientes en el acoso y el hostigamiento”.

Menciona la inseguridad como factor incómodo en el país y también se adscribe a darle continuidad a programas como el de Senderos Seguros para procurar el bienestar de la población universitaria.