Panteón de La Soledad. Lagos de Moreno, Jalisco

Por Gabriela León

En el Panteón Municipal de la Soledad existen hasta el día de hoy 9 mil 880 espacios para los cuerpos; sin embargo, la ocupación está a punto de agotarse: según el director del mismo, Fernando Gómez López quedan tan 50 lugares disponibles.

“En tierra, que viene siendo fosa, ya no hay espacio, solamente entre particulares que a veces quieren vender. En gaveta tenemos ya muy pocas, quedan disponibles todavía alrededor de 50 y es la Funeraria Muñoz la que se encarga de la venta”.

Gómez López, asegura que la situación puede arreglarse en menos de un mes con la construcción de otros dos módulos con 180 gavetas para difuntos, pues no queda ni un espacio disponible para hacer uso de la tierra.

“Pero está el plan de hacer otros dos módulos en los que se van a incorporar 180 gavetas en total. Porque está prácticamente lleno, por eso la premura y la necesidad. Ya está el plan de hacerlo, aunque desconozco si se hagan en estos días, pero ya se hizo saber de la necesidad al Síndico Municipal y al Presidente, Tecutli Gómez Villalobos, pero ya está dicho y yo creo que en no más de un mes ya están los dos módulos”.

Actualmente existen de 13 secciones con 19 módulos, con alrededor de cinco mil gavetas para los difuntos, algunas de estas con casi seis años de existencia.

Activo desde el año de 1846, en el Panteón de la Soledad existen tumbas de más de medio siglo.

Inclusive el camposanto de Lagos de Moreno cuenta con tumbas de personajes históricos tales como Apolonio Moreno, Francisco González León, y Evaristo Azuela.

El Panteón de la Soledad es capaz de albergar a más de 30 mil visitantes en las fechas anuales de conmemoración de sus difuntos, y según el jefe del cementerio, el mantenimiento se realiza de manera ordinaria para el acceso diario con el personal del inmueble.

Asimismo Gómez López hace un llamado a los familiares que asisten regularmente al lugar para evitar encharcamientos y acumulación de agua en los recipientes y floreros, debido a la proliferación del mosquito transmisor del dengue, zika y chikungunya, enfermedad que tuvo un repunte de casos hasta hace menos de un mes.