Presa El Cuarenta Lagos de Moreno.

Por Gabriela León

La temporada de estiaje y el atraso de las lluvias sí afectaron el nivel de las 12 presas del municipio; las dos más grandes, La Sauceda y San Miguel de Cuarenta, que resguardan hasta 33 millones de metros cúbicos de agua, se encuentran a la mitad de su capacidad.

Según el director de Protección Civil Municipal, José de Jesús Álvarez Hernández, el temporal de lluvias se enmarca desde el 15 de mayo, pero fue hasta principios de junio cuando se presentaron las primeras precipitaciones pluviales en la región.

La Comisión Nacional del Agua, así como la Comisión Nacional de Protección Civil y otras instancias, han avisado a la dependencia municipal que probablemente llueva menos este año; sin embargo, la unidad local se mantiene en constante actualización para evitar riesgos, ya que sí se avecinan eventos climáticos.

“Ahorita por ejemplo hablamos que son de cuatro a seis ciclones tropicales los que pudieran impactar en México, y esto conlleva a que traen grandes cantidades de lluvias que las van dejando. Ha estado saliendo información que todavía lo estamos checando como dirección de Protección Civil, para poderlo constatar, porque el pronóstico nos dice que probablemente vaya a llover menos que el año pasado”.

En días pasados Héctor Magaña Fernández, del Instituto de Astronomía y Meteorología de la Universidad de Guadalajara, afirmó para Señal Informativa Lagos de Moreno que a pesar de que se presentarán precipitaciones durante este mes, se trata de lluvias aisladas o punitivas debido al fenómeno El Niño, y que incluso la onda de calor que se reporta en la mayoría del estado puede prolongarse todo el verano.

Las lluvias, aunque puntuales, y las anomalías climáticas que suceden en el país pueden desnivelar rápidamente las presas del municipio o demás contenedores acuíferos.

El director de Protección Civil asevera que todos los días se mantiene en contacto con la Unidad de Bomberos de San Miguel de Cuarenta y que asisten unidades locales a checar los niveles de las presas y a aplicar las medidas preventivas pertinentes.

“Lo que sí es un hecho es que durante esta temporada pueden venir tormentas y de un momento a otro te pueden inundar las calles, te pueden taponear bocas de tormentas, te puede aumentar un poquito el nivel del río, pero son tormentas puntuales. En lo que corresponde al pronóstico de la temporada de ciclones 2019, nos hablan que en el Océano Pacífico podemos tener 19 eventos y en el Océano Atlántico puede haber 14 eventos”.

En el próximo temporal de lluvias, que se anuncia para principios de julio, los informes más recientes apuntan ocho tormentas tropicales en el Océano Pacífico y en el Atlántico, seis. En lo que respecta a huracanes, por el momento se habla de que éstos tocarán tierra en los niveles uno o dos y se pronostican de tres a seis en cada extremo de los mares colindantes con México; sin embargo, esto podría cambiar.

Álvarez Hernández informa que el retraso de las lluvias ocasionó que el pasado 10 de junio se cerrara uno de los pozos de agua en La Higuera, pues todavía no se recargan los mantos freáticos y comenzó a jalar sedimentos.

No obstante, se espera que el próximo temporal traiga consigo, además de la disminución de la temperatura (que este año llegó hasta los 35°) y de los incendios forestales, un rápido llenado de las presas, de las que dependen las actividades de riego en el campo.

Las presas que pertenecen a Lagos de Moreno se encuentran en San Miguel de Cuarenta, La Sauceda, San Antonio Buenavista, Salsipuedes, El Puesto, Francisco Primo de Verdad y Ramos, Betulia, La Cantera y Torrecillas.