Por Paúl Martínez

Habitantes de La Pascuala dicen que su comunidad se encuentra muy atrasada, pues son varios los servicios públicos en los que tienen carencias. Como se ha expuesto con anterioridad, el tema de salud es quizá el más urgente, pero de ninguna manera el único, entre los aspectos que requieren de atención por parte de las autoridades, se encuentra la ampliación de la red de drenajes, pues algunas zonas dentro de la comunidad no están conectadas a la red pública:

«Hace falta que se amplíe el drenaje, que se limpie porque pues nunca se ha limpiado».

«Que se limpie de perdido, o ampliar el drenaje, porque hay partes donde no hay drenaje, porque hay veces que se tapa y está todo esto, ves cómo batallamos a veces. Pavimentar de perdido la calle principal, ora del quiosco, ¿cuánto hace del quiosco? Nomás prometen y prometen, llegan y salen presidentes municipales y nomás mientras andan en campaña».

Exponen también, la última ocasión en que fueron tomados en cuenta para llevar obra pública, data ya de al menos cinco años. Comparten, la comunidad cuenta con varios manantiales naturales, o también llamados ojos de agua, pero las condiciones en que se encuentran, los hacen incluso insalubres:

«Tiene muchas necesidades la comunidad, está muy atrasada, tiene muchas necesidades, una cosa que a mí me inquieta mucho, es que tenemos ojos de agua, manantiales, y están olvidados, están sucios, feos. Ojalá y nos atendieran, porque somos una cabecera muy olvidada, por acá, será que no sé qué pase, pero no tiene uno muchos apoyos».

Por otro lado mencionan el rezago del jardín de niños, pues el número de estudiantes supera ya al del mobiliario con el que cuentan, sin que vean otra opción, que la de solucionarlo por su propia cuenta:

«Ahorita lo que nosotros pedíamos para el Kinder son sillas y mesas, pues haz de cuenta que este año estaban once niños, salen seis hoy y quedan cuatro (sic), pero este año van a entrar quince y van a ser diecinueve, y pues ahora estamos echando el pensamiento, ¿qué vamos a hacer? A comprar todo, porque en cuestión de kínder nunca hemos tenido una ayuda».

La situación de La Pascuala, por desgracia, es también el reflejo de la poca atención que se le pone a la zona rural al momento de tomar las decisiones que implican inversión y creación de obra pública, pues generalmente se privilegia aquellas zonas que tienen mayor visibilidad, siendo estas por lo general, espacios urbanos.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here