Por Paúl Martínez Facio

Uno de los polos que mayor crecimiento urbano ha manifestado en el municipio de Lagos de Moreno ha sido la colonia Las Huertitas, ubicada entre la carretera a León Guanajuato y el denominado Barrio Bajo.

El asentamiento ha sufrido una intensa explosión demográfica luego de que las últimas administraciones municipales autorizaran el cambio de uso de suelo y se fraccionara la zona. Sin embargo, este desarrollo urbano no se ha visto acompañado de una atención similar en lo que a servicios públicos se refiere. Entre los más evidentes, se encuentran las calles en mal estado, como lo manifiestan algunos residentes de la colonia:

«No… ninguna, y las que están arregladas es porque no pasan ya los camiones. Nada más les echan tepetate, que es más atascadero, porque son lagunas, presas, y nomás vienen a taparlas con tepetate, pero queda peor».

«Esta calle, a veces, es la que cuando llueve, toda está inundada, hasta que corre el agua y sale allá hasta el final».

«Si te fijas la calle está bien horrible, muchos baches, de ahora que empieza a pasar el transporte urbano, de hecho hay unas alcantarillas, ahí adelante está una y acá atrás está otra, ni siquiera tienen tapa».

La zona que históricamente fue vista como productora de hortalizas y vegetales, actualmente se encuentra casi completamente fraccionada para la construcción de casas habitación. Y poco se ha pensado en añadir instalaciones que brinden servicios públicos de salud o educación, pues a la fecha, los residentes tienen que acudir, para acceder a las escuelas primarias y secundarias, hasta el Pueblo de Moya o la colonia Vista Hermosa, ya que en el asentamiento no cuenta con servicios de este tipo.

En el caso de salud ocurre lo mismo, pues a pesar del generoso aumento poblacional en el área, no se cuenta siquiera con una Casa de Salud; y a esto se añade la poca seguridad pública que denuncian los residentes:

«El narcomenudeo, problemas de calles, pavimentación y agua, más que nada».

«Está muy inseguro, en mi casa han robado y en varias casas de por mi calle».

«Pues de seguridad si son necesarios porque, a veces uno no puede salir, por lo mismo, porque hay muchos muchachos, bueno ya ni muchachos, son niños de lo que ya andan robando».

Históricamente el asentamiento ha denunciado carencias y desatención en diversos rubros, y es además una problemática que se agudiza con el paso del tiempo, pues cada vez es más grande el número de residentes en el área.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here