Fotografía: Cortesía
Guadalajara, Jalisco.

A pesar de las restricciones que impuso China para controlar la compra-venta de fauna silvestre por significar un riesgo de transmisión de enfermedades, el tráfico de especies no para.

Este martes la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) decomisó en el Aeropuerto de la Ciudad de México un cargamento de 15 mil tortugas mexicanas de agua dulce depositadas en 158 cajas de madera para ser enviadas a China en avión. Al momento de la inspección se encontraron con que 260 ya estaban muertas, pero 14 mil 793 seguían con vida.

De acuerdo con la profepa los reptiles pertenecen a cuatro especies conocidas comúnmente como tortuga casquito de labios blancos (Kinosternon leucostomum), almizclera (Claudius angustatus) y de tres lomos (Staurotypus triporcatus), nativas del sureste de México y Centroamérica que en la legislación mexicana están consideradas como amenazadas, sujetas a protección especial y en peligro de extinción.

Los 15 mil quelonios, a punto de ser embarcados en un viaje de casi 20 horas a China sin condiciones de salubridad ni trato digno, fueron enviados al Centro de Conservación e Investigación para la Vida Silvestre Los Reyes, en el Estado de México, en tanto se define su nuevo destino. La Profepa informó que procedió con una denuncia penal, pero no hubo detenidos.

Es de señalar que la biodiversidad de México es asediada y acechada por grupos de traficantes que venden los animales muertos principalmente en China, donde les atribuyen propiedades curativas no fundamentadas científicamente. Especies como el pepino de mar en el Golfo de México y la totoaba en el Mar de Cortés son saqueadas por estas células criminales con efectos adversos para el ecosistema, pues su pesca implica la captura de otras especies como la vaquita marina en el mar de Cortés, cuyos representantes vivos se cuentan con los dedos de las manos.

Violeta Meléndez

Violeta Meléndez

Reportera desde 2011 especializada en medio ambiente. Ha trabajado en medios impresos y digitales de Guadalajara en la cobertura de noticia diaria y realización de investigaciones, principalmente sobre irregularidades en el manejo de recursos naturales, desarrollos urbanos, cuentas públicas y más. También ejerce divulgación de la ciencia. Estudió Periodismo y cursa el último año de Biología, ambas licenciaturas por la Universidad de Guadalajara.
Violeta Meléndez