Alemania
Fotografía: DPA
Berlín, Alemania.

El sospechoso Stephan E. confesó haber asesinado al político alemán Walter Lübcke a principios de junio, informó hoy el ministro germano del Interior, Horst Seehofer, al margen de una reunión de la comisión de asuntos internos del Parlamento.

Según agregaron otros participantes del encuentro, el fiscal general alemán, Peter Frank, no suministró información sobre el motivo del sospechoso, pero explicó que no se ha retirado la competencia de las autoridades de investigación en el caso, lo que indica que se trata de un motivo político.

Stephan E., de 45 años, ya había llamado la atención por sus contactos con la extrema derecha, pero en los últimos años la Oficina de Protección de la Constitución, el servicio de inteligencia interior de Alemania, no lo había tenido bajo observación.

Lübcke, jefe del Gobierno regional de Kassel, en el estado federado de Hesse, fue encontrado herido en la terraza de su casa con un disparo en la cabeza. El político falleció poco después.

El ministro Seehofer subrayó que “con esto aún no ha terminado el esclarecimiento de este asesinato político” e instó a los ciudadanos a distanciarse claramente de quienes militan en la extrema derecha. Según agregó, allí debe haber una “línea roja” y destacó que el antisemitismo y la xenofobia no deben ser tolerados.