Fotografía: Pablo Toledo
Guadalajara, Jalisco.

Familiares de personas desaparecidas se quejan de la lentitud con la que trabajaba el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses ubicado en Lázaro Cárdenas. Entre tantos trámites e información la entrega de cuerpos pueden demorar hasta 6 meses.

María Magdalena Martínez tiene casi un año buscando a su hermano y señala que hasta el momento es poca la información que las autoridades les brinda de su caso, pese a que en el mes de Febrero encontraron el brazo de su hermano en la fosa del mirador la información sigue siendo confusa. Hoy les avisaron que se encontró un torso que podría ser de su familiar pero este carece de información y la prueba de ADN por los que mantienen dudas.

El desgaste mental, físico y económico de buscar a un familiar se enfrenta también con la indiferencia de las personas que se supone los deben de ayudar, la familia Martínez se dice desesperada por dar sagrada sepultura a su hermano pero también en apoyar a su viuda ya que los trámites legales no se pueden realizar al carecer de un acta de defunción la cual no de puede entregar hasta que se encuentre la cabeza o el torso de una persona encontrada en una fosa.

Familiares de personas desaparecidas reconocen que la pandemia ha retrasado las investigaciones y trámites por la baja de personal pero solicitan apoyo ya que varios de sus desaparecidos tienen meses y aún no se tiene avances en las investigaciones.

Pablo Toledo

Pablo Toledo

Con 14 años de trayectoria en diferentes medios de comunicación siempre especializado en temas denuncia, atender, escuchar y orientar al ciudadano es una prioridad del periodismo. Creyente de verdad y la fidelidad pues es la fórmula de éxito en la vida.
Pablo Toledo

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here