productor Artur Brauner
Fotografía:Rainer Jensen - Dpa
Berlín, Alemania.

La muerte del legendario productor y sobreviviente del Holocausto Artur Brauner a los 100 años el domingo por la noche sigue causando hoy pesar en Alemania, a la vez que se suceden los elogios a su extensa carrera.

El presidente del Consejo Central de los Judíos, Josef Schuster, lo mencionó como un gran realizador de películas, que enriqueció y marcó el paisaje cinematográfico.

“Brauner, quien perdió a 49 parientes en el Holocausto y sobrevivió a la Shoa (Holocausto) escondido en los bosques de la Unión Soviética, se atrevió tras la guerra a un nuevo inicio en Alemania”, apuntó Schuster.

Brauner no buscó entretener a los espectadores con sus películas, sino que utilizó ese medio también para “informar sobre el capítulo más oscuro de la historia alemana y para procesar sus propias experiencias”, explicó Schuster.

“Con Artur Brauner perdemos a un productor excepcional de películas alemanas”, expresó por su parte el presidente del Instituto de Fomento Cinematográfico (FFA por sus siglas en alemán), Bernd Neumann. Asimismo consideró que Brauner marcó en las décadas de 1950 y 1960 al cine alemán de posguerra y le dio un impulso decisivo a la industria cinematográfica germana.

La titular de Cultura del Gobierno alemán, Monika Grütters, también alabó a Brauner en un comunicado destacando que ha sido “uno de los más importantes productores cinematográficos de la joven República Federal”.

“Que él, como ex polaco judío perseguido tras la Segunda Guerra Mundial, haya venido al país de los asesinos de su familia para producir películas y también se comprometiera con la reconstrucción democrática de Alemania representa un verdadero, un gran regalo para nuestro país”, manifestó Grütters.

Brauner nació en Lódz, Polonia, en 1918. Luego se convirtió en uno de los productores alemanes más exitosos. Trabajó con estrellas como Romy Schneider, Maria Schell, Curd Jürgens, O.W. Fischer y Heinz Rühmann y ayudó al cine alemán a recuperar su reputación después de la Segunda Guerra Mundial.

En su Central Cinema Company-Studios (CCC) en Berlín se produjeron 700 películas para cine y producciones para televisión.

Asimismo con numerosos films recordó el destino de las víctimas del Holocausto, como “Morituri” (1948), “Hitlerjunge Salomon” (conocida internacionalmente como “Europa Europa”, con dirección de Agnieszka Holland, 1990) y “Wunderkinder” (2011).

El célebre productor, que llegó a cumplir los cien años, llevó a la pantalla grande películas como “Der brave Soldat Schwejk” (“El valiente soldado Schweik”), “Der Tiger von Eschnapur” (“El tigre de Eschnapur”) y “Mädchen in Uniform”(‘Muchachas de uniforme’).

Brauner, padre de dos hijas y dos hijos, falleció pacíficamente mientras dormía el domingo por la noche en la capital germana, según lo dio a conocer su familia. Previamente el diario alemán de masas “Bild” había reportado su fallecimiento.

Durante décadas Brauner fue invitado habitual, junto a su esposa Maria, de los grandes acontecimientos sociales en Berlín. Su hija Alice, también productora, sigue desde hace algunos años la misma carrera de su padre.